El cómplice de la xylella

en la imagen se aprecia el tamaño del ‘espumer’ en comparación con la margarita en la que se encuentra.CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

En el aeropuerto, un repetitivo mensaje te recuerda que está prohibido sacar especies vegetales de las islas. El motivo es la presencia en Balears de la bacteria Xylella fastidiosa, que llegó a Mallorca en el año 2012 (aunque la medida de contención se aprobó cinco años más tarde, cuando se descubrió la infección) y que es conocida principalmente por afectar a los olivos; lo cierto es que el departamento de Agricultura del Consell d’Eivissa ha encontrado incluso romeros infectados. Y como los árboles y arbustos no se besan ni abrazan, el microorganismo usa como método de transmisión a un pequeño insecto de la misma familia que las veraniegas cigarras y que se conoce como cigarra espumadora, espumer en catalán. 

Pequeño pero matón. Es la expresión con la que suele sintetizarse el hecho de que, a menudo, es en animales pequeños donde se concentran mayores cotas de peligrosidad. Son exotismos como la avispa marina o la rana dardo dorada, pero el caso más especial es el de un simple mosquito, que puede propagar enfermedades como la malaria. Es decir, la peligrosidad del mosquito no radica en sí mismo –no es su culpa, por decirlo de alguna manera– sino que deriva del hecho de que funciona como un vector biológico; lo utiliza un patógeno como organismo de transmisión. Y ese es también el peligro del discreto insecto que la bacteria Xylella fastidiosa está usando para acabar con olivos, almendros o vides. 

En las islas se conocen tres especies de afrofóridos, que es la familia a la que pertenecen estos insectos, y son más abundantes en Eivissa que en Mallorca. Lo explica el profesor de zoología de la UIB Miguel Ángel Miranda, especializado en entomología y cuyo equipo está actualmente estudiando los ciclos de estos insectos, cómo transmiten la bacteria y la genética de sus poblaciones, lo que se lleva a cabo comparando muestras de cada una de las islas del archipiélago. Asegura Miranda que la cigarra espumadora es un insecto algo particular porque se alimenta de “la savia bruta de la planta, del xilema de las plantas”, y, al hacerlo, si porta la bacteria Xylella en el aparato bucal, la trasmite al vegetal. Sin embargo, destaca, “no hay que considerar al espumer una plaga; sólo es un pobre insecto al que le ha tocado en suerte ser el transmisor de esta bacteria, pero en el archipiélago no es realmente abundante como puede serlo en Italia, por ejemplo”. 

Las tres especies de afrofóridos citados en la comunidad autónoma son Philaenus spumarius, Neophilaenus campestris y N. lineatus. Las investigaciones han determinado que las tres especies son capaces de transmitir la bacteria, aunque la primera es más generalista, lo que significa que puede infectar a un más amplio grupo de vegetales. Estas pequeñas cigarras espumadoras, de apenas un centímetro, no son fáciles de ver si uno no es especialmente observador, pero no pasan igualmente desapercibidos los nidos de espuma que forman las ninfas para protegerse de los depredadores y mantener la temperatura y humedad adecuadas. A mediados de marzo o en el mes de abril –aunque el cambio climático y las altas temperaturas podrían adelantar el proceso– comenzarán a verse en los campos, en los tallos de muchas plantas, unas características secreciones blancas que indican que ha ‘despertado’ la única generación de estos insectos del año, explica Miguel Ángel Miranda. En mayo, estas ninfas ya se han convertido en adultas y ascienden de la vegetación baja en la que vivían como juveniles a los árboles y arbustos de los que se alimentan. Es entonces cuando, si portan la bacteria, su ‘cómplice’ provocará la infección. Las cigarras espumadoras se pasarán el verano en esas zonas más elevadas y en otoño descenderán a la vegetación baja, a las plantas herbáceas, para iniciar de nuevo su ciclo depositando los huevos. 

Más que cómplice, cooperador necesario, aunque involuntario, la pequeña cigarra espumadora es un insecto hemíptero que puede encontrarse incluso en regiones más frías como Suecia o Finlandia y que recibe la bacteria cuando se alimenta de un árbol ya enfermo, pero que no lo aloja de forma que pueda transmitirlo a su descendencia. El mensaje que en los tres aeropuertos isleños te recuerda que no pueden extraerse vegetales a causa de la bacteria Xylella fastidiosa y de su involuntario vector también te recuerda, sin pretenderlo, que mientras estamos en cuarentena para proteger al resto del mundo de lo que desde las islas pueda transmitirse, en ningún momento hemos gozado de la misma salvaguarda para evitar la entrada de los olivos en los que ‘viajan’ las serpientes, la principal invasión que en estos momentos sufren, concretamente, Eivissa y Formentera. 

LA CLAVE. BICHOS DE MENOS DE UN CENTÍMETRO 

Las cigarras del aliso, espumadoras del aliso o cigarras espumadoras son insectos que no alcanzan un centímetro de longitud y guardan cierto parecido, salvando la diferencia de tamaño, con sus primas las cigarras, las que ‘cantan’ durante los meses de más calor. Las espumadoras (la familia de los afrofóridos) pueden verse saltando en las plantas durante los meses de verano, aunque es más corriente que sean los nidos de espuma de sus ninfas (de marzo a mayo) los que revelen su presencia en los campos de las islas. Son más frecuentes en las Pitiüses que en Mallorca, lo que, según apunta Miguel Ángel Miranda, puede deberse a la gran área de campo de cultivo abandonado que existe en Eivissa y Formentera. 

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s