Las moscas farsantes

sírfido fotografiado en un níspero en es Broll de Buscastell.CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

Mimetismo batesiano es el concepto clave para entender a los sírfidos. Es una forma de mimetismo por el que las inofensivas moscas que son los sírfidos adoptan el aspecto de abejas o avispas para hacer creer a sus depredadores que cuentan con las defensas que esos himenópteros poseen. Es el mismo tipo de engaño que usa la serpiente falsa coral, que imita las franjas rojas, negras y amarillas (aunque en orden distinto) de la famosa y venenosa serpiente coral. Algunos sírfidos van un paso más allá y han aprendido a imitar el comportamiento de abejas y avispas, a volar como vuelan ellas, y a colocar sus patas de forma que parezcan largas antenas. 

En las islas, los sírfidos son abundantes, y se considera que en el conjunto de Balears existen algo más de cincuenta especies, aunque los estudios disponibles no son recientes y en las Pitiüses –como ocurre con todos los invertebrados y según a menudo destacan los expertos– harían falta más investigaciones para conocer tanto el número de taxones como su situación. 

los grandes ojos de este insecto anuncian que se trata de una mosca a pesar de sus rayas.CAT

En un tratado publicado en 1958 en el boletín de la Societat d’Història Natural de Balears, la cifra de sírfidos se eleva a 53 especies y 18 variedades (sumando las 20 y 14 nuevas que el experto que firma el trabajo, Arturo Compte, logró encontrar). El estudio se titula ‘Los sírfidos de las islas Baleares’ y, aunque la mayor parte de las referencias a investigaciones son de la isla de Mallorca, también se incluyen citas para la isla de Eivissa del zoólogo Juan Gil Collado, especializado en dípteros y a quien la isla debe la primera gran descripción de las moscas pitiusas, a principios de los años 30. Entre esas moscas descritas por Gil se encontraban sírfidos de los géneros Eumerus, Syrphus o Sphaerophoria, que son comunes en la actualidad en las islas. Lo cierto es que Gil Collado nunca estuvo en Eivissa, pero trabajó con los especímenes que había recolectado otro experto, José Giner Marí, que vivía en Sant Agustí, y que se conservaban (y allí deberían seguir) en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Muchos de los sírfidos ibicencos fueron usados por Juan Gil en su tesis doctoral, que dedicó a esta familia de moscas farsantes. 

Los sírfidos reciben nombres como moscas rayadas o moscas de las flores por sus dos características más destacadas; su imitación de las rayas negras y amarillas de abejas y avispas y porque, como los himenópteros que imitan, liban el néctar de las flores, lo que los convierte en importantes polinizadores. 

La imitación no es perfecta. Al menos el ojo humano puede captar las diferencias. Las antenas de los sírfidos suelen ser mucho más cortas que las de las abejas y los ojos suelen estar juntos y ser muy grandes y compuestos. Ello es debido a que, a pesar de su adquirida vestimenta de rayas, conservan antenas y ojos de mosca. Además, también mantienen alas de mosca, de díptero; es decir, tienen sólo un par de alas funcionales y los dos balancines (las dos alas atrofiadas) que caracterizan a las moscas. Respecto a su forma de volar, a pesar de que algunas especies imitan con bastante maestría la peculiar y zumbante manera que tienen las abejas de volar de flor en flor, lo cierto es que el vuelo marca asimismo una diferencia entre sírfidos e himenópteros, algo que rápidamente se aprende observando un rato los nísperos en flor de es Broll que frecuentan juntas abejas y falsas abejas, por ejemplo. Las moscas siguen siendo moscas, que no os engañen las rayas de tigre y los intensos amarillos. 

LA CLAVE. BEEFLIES

Los ingleses denominan a los sírfidos de la forma más sencilla posible, que es llamándolas moscas abeja (beeflies). Tal vez no resulta una familia de insectos muy conocida, el término ‘sírfido’ no ayuda a hacerlos muy populares y su importante función como polinizadores no ha sido ni tan estudiada ni tan divulgada como la de las auténticas abejas, pero existen alrededor de 6.000 especies en el mundo ampliamente distribuidas en diversos hábitats, climas y regiones. Y de las más de 700 especies de Europa, casi 400 se han citado en España, según recogen los escasos trabajos que existen en el país sobre la variedad de dípteros en cada una de las regiones y en los que se reconoce que aún quedan áreas por investigar y el número podría ser mayor.  

mosca cernedora, una de las especies más comunes, en Sant Jordi.CAT

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2020/01/12/moscas-farsantes/1115327.html

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Fauna de Eivissa y Formentera y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s