Pequeño gran halcón

pareja de xoriguers en la copa de un pino. CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

Se sitúa proa al viento, cara al viento, como un velero cuando hay que izar la vela mayor. Y se queda allí, batiendo las alas y suspendido en el aire, mientras busca a una posible presa en tierra. Se denomina vuelo estacionario. Cuando considera que tiena alguna a su alcance, tal vez un ratón o una lagartija, se lanza en picado como un proyectil. Si alguien no lo ha visto –en Eivissa, en Formentera o en cualquiera de las otras islas del archipiélago– es que no sabe observar la naturaleza que le rodea. Y es que el cernícalo vulgar, más conocido como xoriguer y de nombre científico Falco tinnunculus, es el ave rapaz más común y abundante de las Pitiüses y además, como es una especie flexible, una todoterreno, se deja ver en una gran variedad de ambientes, desde acantilados y campos de cultivo hasta zonas urbanizadas. De la misma forma, tampoco es muy exigente a la hora de escoger dónde nidificar y puede poner sus huevos en nidos en acantilados, en árboles, carteles publicitarios, en el suelo o en macetas en cualquier balcón en plena ciudad; el año pasado, una pareja de cernícalos anidó en una ventana del instituto sa Colomina, lo que el profesorado, con el asesoramiento del GEN (Grup d’Estudis de la Naturalesa), aprovechó para convertir en una herramienta educativa para que los alumnos conocieran la especie; se llegó a instalar una webcam para seguir el desarrollo del nido. 

Este pequeño gran halcón, como lo denominara Félix Rodríguez de la Fuente en uno de los capítulos de ‘El hombre y la tierra’, apenas alcanza los 80 centímetros de envergadura y 30-35 centímetros de largo, y puede verse escogiendo sitios elevados sobre los postes de la luz, los cables de los tendidos eléctricos, el tronco despejado de la copa de un pino o las farolas de la carretera de Sant Antoni, lugares desde los que puede contemplar el mundo y controlar los alrededores. Cuando se acerca para posarse anuncia su llegada con un sonido estridente y agudo que, una vez identificado, no se olvida jamás y que resulta inconfundible. Siempre sabes cuándo llegan a ese pino que suelen frecuentar frente a tu ventana, por ejemplo. 

Y la misma capacidad de adaptación que muestran al medio revelan a la hora de alimentarse. Los pequeños mamíferos, ratones y musarañas, insectos grandes como saltamontes y cigarras, lagartijas y pequeños pájaros están en su dieta según la oferta disponible. 

Aunque es un ave residente en las islas, lo que significa que puede verse durante todo el año, la población crece durante la migraciones, cuando llegan a Eivissa y Formentera (igual que al resto de Balears y a la Península) aves invernantes procedentes de países del norte o del centro de Europa. Algunas se quedarán y otras están de paso para llegar a África. 

Según los datos que maneja SEO/Birdlife, aún reconociendo que no hay censos precisos, la población europea de esta común especie ha experimentado un retroceso de aproximadamente el diez por ciento en los últimos años, aunque se estima que aún existen entre 330.000 y 500.000 parejas reproductoras. En el caso de la Península y Baleares, si hace menos de una década se calculaba que podían existir entre 25.000 y 30.000 parejas, la cifra parece haber descendido (en la Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles del Museo Nacional de Ciencia Naturales CSIC se ofrece una estimacion de 20.000-24.000 parejas). Esto significa que la situación y evolución del cernícalo requerirá atención en los próximos años, pero no es una especie en peligro. Está incluida en el Catàleg d’Espècies Amenaçades de les Illes Balears como especie en régimen de protección especial. 

También hay que saber del xoriguer que se han descrito dos subespecies, F. t. tinnunculus en la Península y Baleares, y F. t. canarienses en Canarias. Existe un claro dimorfismo sexual en la especie y la hembra es algo más grande que el macho, más rojiza, con una coloración más regular y sin los tonos grises en cabeza y cola que tiene el macho. En ambos destaca el color amarillo que lucen las garras, un llamativo anillo ocular y la base del pico. 

LA CLAVE. EL ESPÍRITU SANTO

A la forma que el xoriguer tiene de mantenerse supendido en el aire, sobre un punto fijo, mientras busca una presa se la conoce, al menos en gran parte de la isla de Mallorca, como fer l’esperit sant. Y lo cierto es que el halcón con sus alas extendidas en el cielo, y con el permiso de las palomas, podría ser una buena representación del espíritu santo.

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/12/01/pequeno-gran-halcon/1107701.html


Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s