El muelle de la sal

Cristina Amanda Tur @territoriocat

Al final del muelle se levanta una estructura destinada a facilitar el paso de la sal a las bodegas de los buques que llegan a la isla para llevarse lo que, antes del turismo, representó el motor económico de las Pitiüses. Y en esa estructura se enciende, cada atardecer, la primera gran luz que anuncia la noche y que no tarda en reflejarse sobre el espejo de las aguas. En verano, la potente farola del extremo del muelle compite con la intensidad de Júpiter cruzando el cielo y con las luces todo horizonte que exhiben en sus mástiles las decenas de veleros que allí se concentran para pecnoctar fondeados en la saturada bahía sur de la isla. 

La luz sobre la estructura del metal contribuye a la fotogenia del lugar, que suma a su encanto la historia y el bagaje sentimental de unas islas unidas secularmente a la producción de sal. Es el único cargador que existe hoy de los tres puntos en los que antiguamente se cargaba la sal en barcazas para trasladarla a los barcos foráneos que esperaban la mercancía en el puerto. Cuatro, en realidad, contando el carregador de Formentera. Y éste punto en concreto era el carregador de Ponent o sa Canal, del que existió uno más antiguo que fue reemplazado por el actual cuando se ejecutaron obras de modernización en la salinera, en el siglo XIX. A veces, era conocido como el carregador de sa Cova Llarga, porque ese es el nombre de la punta de tierra que cierra la bahía por el oeste, en el mismo macizo en el que se encuentra es cap des Falcó. Algo más al sur de este largo muelle para transportar sal, después del grupo de casetas varadero del pequeño núcleo de población de sa Canal, se conservan restos de otra construcción más antigua, lo que queda de una rampa y unos rieles que se adentran en el mar. Son las antiguas atarazanas donde la empresa salinera reparaba sus embarcaciones. Y junto a estas ruinas se deshace desde hace décadas otro vestigio de tal pasado, una de las antiguas barcazas en las que se embarcaba la sal y que ninguna institución pitiusa ha sido capaz de salvar del abandono. 

El actual muelle fue reconstruido para poder cargar la sal directamente a los barcos, mediante cintas transportadoras, sin necesidad de usar las barcazas ni a los jornaleros que las cargaban. Ya era el único que funcionaba aún entrado el siglo XX y en la actualidad sigue siendo visitado, cada otoño, cuando se recoge la sal de los estanques, por los cargueros que transportarán la sal a grandes conserveros de pescado del Norte, como Islas Feroe y Dinamarca, o a lugares que, como Escocia en 2010, precisan de la sal para fundir la nieve dejada en la carretera por los temporales. De los otros dos carregadors que existieron, el de sa Sal Rossa y el de es Cavallet (también llamado de Levante o de la sal blanca) también quedan los restos.

LA CLAVE. La doble vía

En los años 80 y 90, el ayuntamiento de Formentera intentó llevar adelante un plan denominado la ‘doble vía’ de comunicación marítima, del que los medios informaron con insistencia, que preveía la adecuación del muelle de sa Canal para el traslado excepcional de enfermos y heridos desde la menor de las Pitiüses; cuando el estado del mar, con viento de Levante, dificultara la llegada al puerto de Vila cruzando es Freus. Lo cierto es que, históricamente, sa Canal ya fue empleada por llaüts de Formentera cuando había que trasladar a Eivissa, con urgencia y a pesar de las condiciones adversas del mar, a algún residente en la isla. 

Publicado en la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/09/29/muelle-sal/1094716.html

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s