La pequeña sombra de Batman

murciélago ratonero gris. Marco Antonio Yuste. Un proyecto de Ibiza Fotonatura

ratonero gris fotografiado por Marco Antonio Yuste (un proyecto de Ibiza Fotonatura)

Cristina Amanda Tur/Marco Antonio Yuste

Desde el reino de las tinieblas, con sus cartilaginosas alas sin plumas, villanos de mil leyendas y portadores de la rabia, los murciélagos podrían obtener sin esfuerzo el título del grupo animal más incomprendido y difamado del planeta. Y si la selección se realiza entre los mamíferos y teniendo en cuenta que, a menudo, estos animales son calificados como ‘ratas voladoras’, sólo en los roedores tendrían competencia, y siempre que se excluyeran ardillas, castores y conejos. Marginados por su rareza, cuenta un dicho popular que los mamíferos los consideran aves y los pájaros los creen mamíferos. El desconocimiento que aún existe sobre algunas de las especies y su preferencia por las cuevas y subterráneos (aunque no todos son cavernícolas) contribuye a su mito, y, sin embargo, vistos de cerca, los quirópteros resultan ser tan atractivos como necesarios, pequeños ‘batmans’ que libran al mundo de plagas. El biólogo Jordi Serra Cobo, especializado en este orden de mamíferos, explica que los murciélagos (ratapinyades) llevan a cabo “importantes funciones ecológicas, como por ejemplo la regulación de las poblaciones de insectos, algunos potencialmente transmisores de enfermedades”, por lo que su conservación “es capital para disminuir el impacto de las plagas forestales y agrícolas”. La mayoría de los quirópteros son lo que se denomina especies centinela, las que son capaces de proporcionar información sobre los cambios ambientales y epidemiológicos en el ecosistema. 

En Eivissa y Formentera se han citado hasta nueve especies distintas, de las 1.150 que actualmente están reconocidas en el planeta (y cada año se descubre alguna). De ellas, el ratonero gris ibérico, Myotis escalerai, tiene una historia singular, porque los ejemplares de esta especie, cavernícola y hábil voladora, eran considerados hasta fechas recientes murciélagos de Natterer (Myotis nattereri) y sólo a principios de este siglo se ha podido diferenciar, mediante estudios de biología molecular, una y otra especie. Aunque, según señala Serra Cobo, ya en 1904 el científico Ángel Cabrera “encontró pequeñas diferencias entre los murciélagos que se consideraban Myotis nattereri” y ya empezó a hablar de una especie distinta a la que dio el nombre de M. escalerai en honor al entomólogo Manuel Martínez de la Escalera. Sin embargo, no ha sido hasta el inicio del siglo XXI que se ha comprobado la diferencia genética que justifica reconocer una nueva especie. Es más, incluso existiría una tercera especie, habitante de las montañas del norte peninsular, que aún no tiene nombre. Y los ejemplares presentes en Balears, para reconducir la cuestión en clave isleña, son, sin duda, de la especie M. escalerai; así lo confirman los análisis genéticos realizados por el equipo del departamento de Biología Animal de la Facultad de Biología de la Universitat de Barcelona, del que Jordi Serra Cobo forma parte, además de haber fundado el Centre de Recerca en Infeccions Víriques de Balears. 

El ratonero gris es un murciélago de tamaño pequeño o medio y de pelo bastante largo, con una cara muy característica, ya que tiene el morro y la zona ocular de intenso color rosa, el hocico adelantado y algo afilado y unas orejas bastante largas, que se estrechan a media altura del borde externo, con cinco pliegues horizontales marcados ligeramente en el pabellón y un trago largo y puntiagudo con similar forma de lanza que la que muestra la oreja entera. Tiene otro par de características muy distintivas, que son unos pelos rígidos y encorvados en la franja externa de la membrana del ala que une las extremidades posteriores (el uropatagio; lo que parece una cola) y un espolón doblado en forma de ’s’ estirada que se extiende hasta esa zona de la falsa cola. En cualquier caso, lo cierto es que la especie difícilmente puede confundirse con otros murciélagos presentes en las islas. 

Serra Cobo destaca que los conocimientos sobre la biología de M. escalerai son aún escasos, pero se considera que es muy similar al taxón con el que antes se confundía. Se trata de una especie sedentaria y se conoce, “con la poca información de la que disponemos”, que realiza desplazamientos de corto recorrido entre los refugios de cría y de hibernación. “Hemos encontrado casos en los que en verano y en invierno ocupa salas con temperaturas diferentes de la misma cavidad”, añade el biólogo. Los conocimientos sobre su hábitat son muy importantes para la conservacion de la especie, por que es precisamente la destrucción y alteración de su medio la principal amenaza para los quirópteros en general y para las poblaciones de Balears en particular. Los murciélagos, especies protegidas y muy sensibles a los cambios, están en regresión en las islas por la invasión de sus cuevas y de los lugares en los que habitan, cazan o procrean (no todos son cavernícolas). El turismo y el auge de los deportes de aventura o el excursionismo han hecho que especies como el ratonero gris ibérico pierdan terreno. En el Llibre Verd de Protecció d’Espècies a les Balears, constituido por monografías de la Societat d’Història Natural de les Balears, Jordi Serra Cobo y el también biólogo Marc López-Roig firman un estudio sobre los quirópteros de Balears en el que puede leerse que la incesante presencia humana en las cuevas “ha incidido en la etología y la ecología de las especies, lo que se ha traducido en variaciones demográficas de las poblaciones y en cambios en la utilización del territorio. Así por ejemplo, cuevas frecuentadas por murciélagos hace unas décadas, ahora no son utilizadas debido a la elevada frecuentación humana y la degradación de las condiciones ambientales”. La concentración de individuos en un reducido número de refugios resulta una seria amenaza para la supervivencia de las poblaciones de quirópteros, que añaden, a la invasión de sus cuevas y como factores adversos, los efectos de los incendios forestales, la pérdida de guaridas por la resturación de casas de campo e iglesias, el cambio climático y la creciente urbanización. Asimismo, los biólogos indican que esta concentración de murciélagos supervivientes también puede tener importantes consecuencias epidemiológicas, ya que podría aumentar la probabilidad de colonias con virus que pueden afectar al ser humano. Vistas de cerca, las pequeñas sombras de Batman son más atractivas y se revelan muy importantes para los ecosistemas, pero también se descubren frágiles ante la amenaza de la actividad antrópica. 

LA CLAVE. LAS NUEVE ESPECIES. En las Pitiüses se han citado hasta nueve especies diferentes de murciélagos, y dos de ellas se han encontrado únicamente en Formentera: el murciélago de herradura grande (Rhinolophus ferrumequinum), que algunos expertos creen extinguido, y el murciélago de bosque (Barbastella basbastellus), uno de los quirópteros más raros de Balears. En las dos islas pueden observarse individuos del murciélago enano Pipistrellus pipistrellus, el más común de todos y el que más a menudo contemplamos al caer el sol y en zonas urbanas (es abundante cerca de las murallas de Eivissa), murciélagos de borde claro (P. kuhlii), murciélagos montañeros (Hypsugo savii) y de herradura pequeños (Rhinolophus hipposideros). Además, en la mayor de las dos Pitiüses también se han citado el murciélago rabudo (Tadarida teniotis), el orejudo meridional (Plecotus austriacus) y, por supuesto, el ratonero gris ibérico (Myotis escalerai), cuyos ejemplares presentes en las islas eran considerados de la especie Myotis nattereri, otro ratonero gris. 

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Fauna de Eivissa y Formentera, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s