Las geografías de s’Espartar

_DSC3752Sa Somera grossa fotografiada desde el norte.CAT

sa Somera Grossa fotografiada desde el norte.CAT

@territoriocat

Es el islote de los más de 70 nombres. La isla que al sur sale del mar en una suave pendiente de campos de esparto y cebollas marinas y que, al norte, cae en una acantilado, que alcanza una cota de 67 metros de altura y donde casi cada gran roca caída al mar, desprendida de la pared, ha recibido, asombrosamente, un nombre propio. Resulta notable que un islote deshabitado, a una milla de la costa y que no llega a las 19 hectáreas (187.500 metros cuadrados según datos del Instituto Geográfico Nacional) disponga de tantos topónimos, algunos curiosos y casi inexplicables como es Coió des Boc (el cojón del Chivo; en la pared noroeste) y otros tan prosaicos como sa Punta des Mestral (situada en el escull de s’Espartar, el más grande y el que queda más cercano a la costa). Entre estos emplazamientos, rocas, escollos, puntas o entrantes de mar, se encuentran ses Someres, dos escollos situados en la punta noreste de s’Espartar y frente a una elevada formación, como una torre, conocida como es Picatxo des Cap des Migdia. Ses Someres significa Las Burras, y si bien no es un topónimo muy usual en las costas pitiusas sí lo es el nombre del macho de tal animal, y así encontramos es pas de s’Ase, es salt de s’Ase, es racó de s’Ase o es caló de s’Ase, que separa los dos arenals de Portinatx. Ses Someres de s’Espartar están formadas por sa Somera petita (a veces también llamada s’Ase), que apenas destaca bajo la esquina noreste del acantilado, y la más espectacular Somera grossa, una elevada roca muy erosionada que desciende al mar formando varios picos de piedra erosionada y que, se mire como se mire, parece cualquier cosa menos una burra. Difícilmente puede verse en este escollo a un animal, sea cual sea. Lo cierto es que, si de lejos tiene cierta forma triangular, al acercarse, su aspecto de conglomerado de rocas recuerda al personaje de La Cosa, ese mutante de la Marvel formado de piezas, piedras, como ladrillos. Al menos debe recordarlo a los aficionados al género.

La ubicación y la elevación de sa Somera, entre s’Espartar y s’escull de s’Espartar, la convierten en un lugar a menudo escogido por las aves marinas como puesto de observación, y es frecuente ver en su cúspide gaviotas o cormoranes marinos que se detienen allí a secar sus alas al sol. De hecho, en lo alto de la roca, se observa incluso la erosión en la piedra que, a lo largo de los años, han provocado los excrementos de los animales. Este conglomerado de piedras se hunde en el agua hasta unos fondos de arena donde comienza la pradera de posidonia, a unos 20 metros de profundidad, de es Racó de sa Grava, la zona elíptica que se extiende entre el islote y su escollo principal. En este rincón, en la bahía que se forma entre sa Somera y sa Punta de sa Graveta, se encuentra el embarcardero usado por pescadores y recolectores de esparto, que conocen a este amarradero como es Portitxol. En el lado sur existen otros dos escollos importantes, ses Fragates, con interesantes formaciones submarinas; una cueva a 22 metros de profundidad y agujero triangular en el extremo más meridional. Y se suceden los nombres curiosos, sa cova des pujol des Trébol, es Norai, es mac des Suro, sa sanadura des Verro o sa pesquera des Corb Marí, combinados con los más prácticos que hacen referencia a la posición de cabos, canales o rocas, como es codolar de Llebeig, sa punta de Xaloc o es cap de Migdia. Y en medio del islote, su punto más alto, se eleva es pujol des Ullastres, que según puede leerse en la Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera se eleva a 69 metros de altura, aunque los datos del Instituto Geográfico Nacional indican que la cota máxima de s’Espartar es de 67, y que comparte nombre con la zona más elevada del islote de sa Conillera.

_DSC3654

La pared norte del islote.CAT

LA CLAVE. DE LA GEOGRAFÍA A LA GEOLOGÍA

Geológicamente hablando, la cara más agreste de s’Espartar, el acantilado norte, muestra, como el tronco cortado de un árbol, las capas del islote. Según explica el geólogo Luis Alberto Tostón, la isla “está hecha de calizas y dolomias del Cretácico inferior, que forman la llamada serie urgoniana, y que tienen unos 125 millones de años”. La zona, añade, “es muy fosilífera” y predominan unos bivalvos “que hacian arrecifes y que se conocen como rudistas” (los rudistas eran un orden de moluscos que se extinguieron en la extinción masiva de especies de hace 65 millones de años, cuando lo hicieron la mayoría de los dinosaurios). “Esta serie es la que forma mayoritariamente la unidad de Aubarca, que de las tres que forman ibiza es la inferior.Y estas rocas por tanto también están en los demás islotes cercanos, incluida sa Conillera”. 

Publicado en la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

 

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s