Laboratorios de cristales de sal

DSC_7946_punta Galera con el faro des Moscarter al fondo

Punta Galera con el faro de es Moscarter al fondo. CAT

Cristina Amanda Tur
Uno de los experimentos más habituales en los colegios es la recreación en una cubeta del proceso químico de la cristalización de la sal, el proceso por el cual se van reorganizando, en una disolución saturada de sal, las partículas hasta convertirse en estructuras ordenadas, rectangulares y cuadradas, que son cristales de cloruro de sodio. En la naturaleza, la particular configuración geológica del litoral de las islas ha creado las condiciones apropiadas para que este proceso a pequeña escala de lo que podría pasar en un estanque salinero, se reproduzca millares de veces. La morfología de rocas calizas y de minerales que se degradan con el agua de buena parte de la costa ha dado lugar a un paisaje cárstico, muy erosionado, en el que se abren unas cavidades que reciben un nombre tan curioso como cocó, una palabra catalana que no tiene una traducción tan específica en castellano. Son balsas de agua, charcos, hoyos similares a las marmitas de gigante o kettles que se forman en los cauces de los ríos por la acción giratoria de piedras duras arrastradas por la corriente sobre las rocas del fondo. Los cocons son producto de la erosión, del reblandecimiento de las rocas calcáreas. Y a menudo conforman paisajes lunares en las plataformas del litoral, paisajes muy pintorescos en Punta Galera en Portinatx o en la punta frente a silla d’en Calders, donde los cocons se combinan con pináculos.
Con los temporales y el oleaje, sobre todo justo antes de la primavera, los agujeros que se han formado en estas plataformas rocosas del litoral se llenan de agua salada y limpia y entonces se inicia el proceso de desecación; el sol que ya empieza a calentar evapora el agua y se va produciendo salmuera, hasta que finalmente, a lo largo del verano, la superficie cristaliza y se forma la llamada sal de cocó. Y cada cocó es como un pequeño laboratorio de cristales, con el aspecto de finas y frágiles placas de hielo sobre estanques, aunque coadyuvadas por el calor, no por el frío. En ocasiones, las formaciones pueden recordar, a quienes tengan más referencias de la cultura popular americana, a los cristales blancos de Krypton de la fortaleza de la soledad de Superman, tal y como se representan en algunas de sus películas.
La mejor época para recolectar esta sal es durante los meses de julio, agosto y septiembre, y aunque hoy ya no es habitual, tradicionalmente esta sal era recogida por los habitantes de la isla para su uso doméstico, cuando la sal no solo era un producto caro y valorado, que incluso está etimológicamente en el origen de la palabra salario, sino que también era necesaria para conservar carne y pescado. Incluso se usaba para bendecir casas y protegerlas de los malos espíritus (en un ritual conocido como salpassa que ejecutaban los curas de los pueblos). Se recogen las placas de la superficie, más limpias que el fondo, donde aún resta agua, y se dejan secar durante unos días, al sol, sobre una tela o un saco.
DSC_6461_00001A lo largo de toda la costa pitiusa se suceden los topónimos que hacen referencia a la presencia de estos depósitos naturales de sal, como es torrent des Cocó y la cova des Cocó cerca del Cap de Barbaria, la cala de es Cocó (a menudo escrita es Cucó) en el Port des Porroig o el puig des Coconar en Corona. También existe na Cocó, una roca grande en el mar, aunque unida a tierra, que existe en Cala d’en Sardina y que tiene una balsa de agua sobre ella. Se encuentra muy cerca de las casetas varadero y parece ser que los pescadores usaban la sal que se formaba en ella para conservar el pescado. También hay que añadir que, a pesar de que la palabra cocons suele hacer referencia a estas balsas de agua salada, también son cocons las que contienen agua dulce, acumulada durante las lluvias. Estos cocons sin sal eran utilizados tradicionalmente para abrevar el ganado.

LA CLAVE
PAISAJES LUNARES
La erosión y la diferente disolución de los materiales de las plataformas calcomargosas de algunas zonas del litoral han creado curiosos paisajes lunares, muy desgastados e irregulares, en los que se combinan cocons y afilados pináculos. Punta Galera en Portinatx y la plataforma costera que existe justo frente a s’illa den Calders son dos buenos ejemplos de estas formaciones.

Publicado en la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s