La sangre salada de Adonis

DSC_0081tomate de mar en Cala Bassa

Tomate de mar fotografiado en Cala Bassa.CAT

@territoriocat
La anémona originaria es una planta terrestre con flores que parecen cosidas con botones. Según la mitología, es la sangre de Adonis, muerto por un jabalí y rociado con néctar por la desconsolada diosa Venus, que no pudo salvar al galán pero que hizo que de cada una de las gotas de su sangre derramada naciera una flor igualmente roja que fue llamada anémona. De la mitología a la tierra y de la tierra al mar, el aspecto de flores de los actinarios (un orden dentro de los antozoos) ha conllevado que más comúnmente sean conocidos como anémonas de mar. Y si, entre todas ellas, hay una que pueda ser sangre de Adonis, esa es la Actinia equina, un animal rojo y brillante que, tanto por su aspecto como por su tamaño, recibe el descriptivo nombre popular de tomate de mar. Y entra dentro del grupo de lo que la gente de mar de las islas conoce desde tiempos antiguos como ortigues de mar; ésta, en concreto, es la ortiga vermella, aunque en la forma más vulgar también es conocida como cul de jaia.
DSC_0154La actinia roja es un animal muy frecuente en el litoral rocoso pitiuso, probablemente la segunda anémona más conocida y común a escasa profundidad después de Anemonia sulcata (o A. viridis, lo que comúnmente se conoce como fideos). Es fácil encontrar a esta actinia, una anémona solitaria y de tentáculos cortos, en la zona intermareal, en condiciones de intenso hidrodinamismo, donde el ir y venir de las olas dejan al animal a menudo en zona descubierta. Bajo el agua y sobre todo al atardecer, la anémona se abre y muestra su corola de tentáculos, órganos con los que captura a sus presas (pequeños peces, moluscos y crustáceos) y que poseen células urticantes con neurotoxinas que dispara como arpones y que, aunque no suponen un grave riesgo para el ser humano, vale la pena tenerlo en cuenta. Al quedar al descubierto cuando el agua se retira o cuando el animal descansa o se protege, el más de un centenar de tentáculos que ostenta la corola se retrae, y es entonces cuando adquiere la anémona el aspecto que le da su nombre común; no podía llamarse de otra manera que no fuera tomate de mar. Incluso el tamaño, de unos cinco y hasta ocho centímetros de diámetro y altura, se ajusta al aspecto del fruto de una tomatera. Y puede sobrevivir fuera del agua gracias a la cantidad de agua que retiene en su interior al cerrarse.
A decir verdad, muchos expertos consideran que dentro de Actinia equina están incluidas diversas variedades que podrían considerarse especies o subespecies, aunque a menudo muy difíciles de diferenciar y a veces con tonalidades distintas, como verdes o azuladas. Está presente en el Mediterráneo y en buena parte del Atlántico, incluyendo las costas españolas, las Azores y hasta Cabo Verde. Y es, precisamente, la clasificación de las variedades mediterránea y atlántica como subespecies distintas (en el año 1971) una de las que más aceptación han tenido en el ámbito científico internacional.
El tomate de mar puede encontrarse, al menos en teoría, hasta los veinte metros bajo la superficie del agua; en la práctica, esta especie ya es rara a profundidades de más de diez metros. Y es abundante, por ejemplo, en los acantilados desde Cala Llonga hasta Cala Olivera o en la zona de Cala Bassa.

Publicado en la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Fauna de Eivissa y Formentera, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s