El momento de salvar la tórtola

DSC_7046Cristina Amanda Tur
Se distingue del resto de tórtolas y otros columbiformes por el dibujo del plumaje de las alas, pardo y ocre de centro negro, y por una curiosa mancha listada, blanca y negra, en el cuello. La tórtola europea (Streptopelia turtur) es un ave migratoria que, tras pasar el invierno en África, estos días está regresando a las islas a anidar y puede verse, habitualmente en parejas, en los lindes entre campos y pinares, eligiendo siempre, como ave de costumbres, los mismos pinos y las mismas ramas para posarse.
La tórtola europea es un ave seriamente en declive que, sin embargo, se sigue cazando, a pesar de que grupos ecologistas y conservacionistas insisten en reclamar que se elimine de la lista de especies cinegéticas. En España, el Comité de Flora y Fauna Silvestres solicitó, en junio de 2016, que Streptopelia turtur se incluyera en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, con la categoría de ‘Vulnerable’, pero la presión ejercida por los cazadores impidió adoptar tal medida, que podría haber conllevado la prohibición de cazar esta especie. Ya figura como ‘Vulnerable’ en la lista roja de especies amenazadas de la UICN y en el Libro Rojo de las Aves de España. En Europa se siguen cazando más de un millón de tórtolas al año, “sobre todo en España”, destaca Carles Carboneras, de The Royal Society for the Protection of Birds, que en estos momentos está trabajando en un plan de acción encargado a la organización por la Comisión Europea y que se propone “reducir el número de animales que se cazan hasta que esta caza sea sostenible para la especie”. Para ello se estudia la forma de disminuir el número de días en los que es posible legalmente cazar tórtolas y verificar que no coincidan con la época de reproducción.
En Eivissa, donde las competencias de caza son del Consell pero siguiendo la ley balear, el cupo máximo de tórtolas que pueden cazarse ha pasado de doce a ocho por día y cazador, y el conseller de Medio Ambiente y Medio Rural, Miguel Vericad, asegura que “es posible que este año se baje a seis”. Y sólo puede cazarse durante la media veda; tres días del mes de agosto y uno de septiembre.
Carles Carboneras explica que esta especie realiza un segundo intento de cría ya avanzado el mes de agosto, lo que coincide con el periodo de caza, que en principio se supone que comienza cuando la reproducción ya ha terminado. Y estos son parámetros que hay que ajustar para elaborar el plan europeo que permita recuperar las poblaciones de este columbiforme en todo el continente. Está previsto que, finalmente, el 24 de mayo, en Bruselas, se haga público un plan de acción que, además de la tórtola europea, incluirá medidas para la protección de otras aves como el buitre y la malvasía cabeciblanca (de la familia de los patos). Y la caza no es la única cuestión que hay que tener en cuenta. De hecho, la principal amenaza de las tórtolas es, en realidad, la pérdida o alteración de sus hábitats de cría por la intensificación agrícola, afirma Carboneras, por lo que la gestión del hábitat y la adopción de medidas agroambientales son temas prioritarios para el grupo de trabajo.
Se reconocen hasta cuatro subespecies distintas de Streptopelia turtur, un tema que genera cierto debate y también puede existir confusión, ya que varias especies distintas pueden invernar juntas, en el mismo lugar, aunque luego cada una tenga sus nidos y no haya hibridación entre ellas. En cualquier caso, la subespecie que se considera presente en Balears es S. t. arenicola, la subespecie africana, mientras que en la Península y en Canarias se reconoce la subespecie Streptopelia turtur turtur.
Además de la tórtola europea, añade el biólogo Joan Carles Palerm, presidente del Grup d’Estudis de la Naturalesa (GEN-GOB), en Eivissa puede encontrarse la tórtola turca (Streptopelia decaocto), que permanece en la isla durante todo el año y que llegó hace más de una década desde Mallorca y entrando por Santa Eulària. “En pocos años se extendió por toda la isla”, señala. Las tórtolas turcas habitan en zonas más urbanizadas, más cerca de las casas, lo que las hace menos vulnerables a las prácticas cinegéticas, ya que los cazadores no pueden disparar cerca de las viviendas. Por otra parte, también se ha citado la presencia de ejemplares de una tercera especie, la tórtola rosigrís (Streptopelia roseogrisea), probablemente individuos que han escapado de la cría en cautividad y se han asilvestrado.

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Fauna de Eivissa y Formentera, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s