El viaje de la Cenicienta

DSC_2831baldritja_2005

pardela fotografiada en aguas de sa Conillera. Al fondo, una gaviota patiamarilla

texto y fotos: Cristina Amanda Tur
Planean, en un característico vuelo a ras de agua, sorteando las olas con sus largas alas color ceniza, adaptadas para aprovechar los vientos de la superficie del mar. Las pardelas cenicienta mediterráneas están regresando de sus áreas de invernada y ocupando de nuevo sus colonias de Balears, en islotes como Illa Murada, Espardell, Illa Llarga, Malvins o las reservas de els illots de Ponent. Sin embargo, y sin que se conozca la razón para ello, estas aves marinas comenzaron su viaje de retorno semanas antes de lo previsto y en el mes de enero ya han podido observarse ejemplares en aguas de las islas. El biólogo Miguel McMinn señala, por poner un ejemplo, que en la zona de Muleta (Sóller), en el primer mes del año, ya se contaron 400 ejemplares. Una rareza. Hay que tener en cuenta que se considera que prácticamente toda la población de esta especie emigra hacia zonas más cálidas en la segunda quincena de octubre, quedando vacías las colonias del archipiélago, al igual que las de otras áreas costeras españolas como islote de Palomas, Chafarinas o Columbretes. Y regresa a sus áreas de cría del Mediterráneo a mediados de febrero.
DSC_2477_2001Recientemente, la pardela cenicienta mediterránea y la atlántica se han dividido en dos taxones específicos independientes, dos especies antes consideradas subespecies, así que la primera es Calonectris diomedea y la que puede encontrarse en Canarias o las Cíes es C. borealis. A decir verdad, no todos los expertos han aceptado el cambio, ya que la identificación no tiene unos límites muy marcados, las diferencias son nimias y hay hibridación entre ellas; en lugares donde las dos clases de pardela crían de forma simpátrica, como en las islas Chafarinas, hay contacto genético entre ambas.
En lo que sí hay unanimidad es en la identificación de las amenazas que sufren las poblaciones de pardela cenicienta, denominada baldritja en Eivissa y virot gros en el resto de las islas. Contaminación, sobrepesca, alteración de los hábitats, predadores introducidos por el ser humano en sus lugares de cría, pesca accidental, aumento de las actividades recreativas en los islotes y persecución directa se suman para que tanto las poblaciones de esta especie como las del resto de las que forman el grupo de las aves marinas estén en regresión. Buenos centinelas del estado de conservación del medio marino, su declive sólo puede interpretarse como un síntoma del deterioro del Mediterráneo.
Miguel McMinn señala que es probable que cada una de las colonias existentes en las islas sufra distintos tipos de amenaza y asegura que “se necesitan más datos y más colonias de control para hacer un seguimiento a largo plazo” y , de esta forma, conocer exactamente el estado en el que se halla la pardela en Balears y cómo llevar a cabo las campañas adecuadas para conservar la especie. “El problema es que tenemos datos aislados”, añade. Sin embargo, sí incide en la elevada mortalidad de adultos provocada por las capturas accidentales en diversas artes de pesca, principalmente el palangre. Hay que tener en cuenta que se trata de una especie longeva, que puede vivir más de treinta años, no cría hasta los cuatro o seis y pone un único huevo por año, por lo que las muertes de adultos, de ejemplares reproductores, supone un alto coste para la pardela. En el Libro Rojo de las Aves de España se incluye una estimación de las muertes de ejemplares en palangre en aguas de Balears: 1.300 individuos al año. Y la pregunta que cabe hacerse es si tal mortandad es sostenible.
DSC_2084_1994También puede destacarse la incidencia de la contaminación lumínica de una costa excesivamente urbanizada, ya que puede desorientar a los individuos jóvenes cuando emprenden su primer vuelo (en octubre). Ocurre con otras especies como el virot (pardela balear o Puffinus mauretanicus) o el paíño (Hydrobates pelagicus), pero es la pardela cenicienta la especie que registra mayor número de animales afectados.
En los islotes de es Vedrà y es Vedranell el problema es otro. Las ratas. Las colonias de pardela son muy sensibles a la presencia de roedores, un depredador numeroso en estas islas, hasta tal punto de que podría haberse perdido esta reserva como área de nidificación de Calonectris diomedea.
La baldritja está catalogada en peligro de extinción en el Libro Rojo de las Aves de España, donde puede leerse que “está presente en prácticamente todas las islas Baleares, con las mayores concentraciones en Menorca, sobre todo en la costa noroeste, y otras colonias en islotes de Cabrera e Ibiza, en la costa noroeste de Mallorca (Dragonera, Pantaleu) y en Formentera”. Y la organización SEO/Birdlife acaba de publicar ‘Migración y ecología espacial de las poblaciones españolas de pardela cenicienta’, la tercera monografía del programa Migra, destinado a descubrir y analizar las rutas migratorias de diversas especies de aves. En este último informe, realizado con los datos del marcaje de 460 ejemplares en 13 colonias de cría distribuidas en diferentes regiones españolas, se revela que “la población mediterránea utiliza cuatro áreas de invernada diferenciadas, que son la corriente de Canarias, las aguas de Angola y Namibia, las aguas del Atlántico central y el golfo de Guinea”, que la mayoría de las aves son fieles a una misma área de invernada a lo largo de los años y que tardan menos de quince días en alcanzar esos lugares. En este estudio se resalta que todo el grupo de aves marinas se encuentra en situación de riesgo: “las aves marinas, que dependen de los océanos y costas durante todo o buena parte de su ciclo vital, han sufrido en las últimas décadas una acelerada disminución de sus poblaciones a nivel mundial”.

Sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2018/03/03/viaje-regreso-ibiza-cenicienta/973497.html

DSC_2609_2014

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio natural. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Fauna de Eivissa y Formentera, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s