La isla de las gorgonias

DSC_3642_1451Cristina Amanda Tur (CAT). Fotos: Joan Costa.-  Sobre el espejo de las aguas, el islote de es Vaixell, como un iceberg anclado, se eleva hasta 29 metros de altura; por debajo, desciende hasta un fondo de hasta 50 metros de profundidad. Es Vaixell es uno de los cuatro islotes del conjunto de ses Bledes, junto a na Gorra, na Bosc y na Plana, un pequeño archipiélago que se completa con es esculls d’en Ramon, s’escull des Cap Vermell y s’escull de Tramontana y que forma parte de la reserva de els illots de Ponent. Es Vaixell, visto desde tierra, puede parecer un barco a vela, pero al acercarse se descubre una caprichosa y cambiante morfología que hace que parezca un islote diferente desde cada ángulo desde el que se contempla. Es mucho más pequeño que los otros tres islotes principales y carece de la interesante vegetación, a veces endémica, con la que sí cuentan las otras islas y la roca del escull Vermell. Sin embargo, en su parte inferior, en sus paredes submarinas, el barco de ses Bledes protege uno de los mayores tesoros de las Pitiüses, un bosque de gorgonia roja (Paramuricea clavata) que algunos expertos consideran una de las poblaciones más importantes del Mediterráneo.
AC9474En la cara oeste, en el abrigo que forma junto al cercano islote de na Gorra y que se conoce como es Racó des Vaixell, hay una pared que desciende en picado hasta un fondo de arena a 50 metros de profundidad. No hace falta llegar tan lejos para ver las gorgonias; a pesar de que suelen vivir en profundidades a las que llega menos luz, lo cierto es que las de es Vaixell las encontramos ya a 32 metros. Las gorgonias, que gustan de la penumbra, la corriente y el agua fría, prosperan sobre todo en profundidades de más de 40 metros y el calentamiento del agua afecta gravemente a la salud de este animal antozoo con aspecto de arbusto. De hecho, en los últimos años se ha detectado una inusitada mortandad en las colonias de pólipos que conforman las gorgonias que pueden encontrarse a menor profundidad en es Vaixell, un fenómeno que se atribuye a un aumento de la temperatura. Los veranos más cálidos no sientan bien a los habitantes del Mediterráneo.
Es Vaixell, a seis millas y media al suroeste de Sant Antoni, puede rodearse, buceando, en una sola inmersión si uno se mantiene a una profundidad razonable y ahorra así aire en su botella. Y rodeando la isla y dejando atrás las gorgonias es corriente encontrar en la zona, en las profundas grietas verticales que presentan las paredes, nutridos cardúmenes de tres colas o forcadella (Anthias anthias), un serránido muy común que destaca por su color rojizo o rosado y, sobre todo, por la longitud de sus aletas. También son corrientes las barracudas y algún pez de San Pedro o gallo (Zeus faber).
En la superficie de nuevo, las rocas y acantilados de es Vaixell, a pesar de su escasa vegetación, son el hábitat de una de las subespecies de lagartijas de los islotes y de gaviotas, que a menudo otean el horizonte sobre la torre que la erosión de los siglos ha formado en la parte norte del islote. Con cierta frecuencia, también, puede observarse a una pareja de halcones que visita la cima y domina el mar desde ella.

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2017/05/26/isla-gorgonias/918507.html

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo a menudo con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Fauna de Eivissa y Formentera, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s