Veneno con aroma a mandarina

ad1340ejemplar-de-lepiota-subincarnata-fotografiada-en-sant-joan

ejemplar de Lepiota subincarnata fotografiado en Sant Joan

CAT y Joan Costa
Una norma general, que conocen tanto los toxicólogos como los más expertos en hongos, asegura que, entre las setas tóxicas, las que desencadenan síntomas en breve espacio de tiempo son las menos peligrosas, mientras que las que revelan sus efectos cuando han transcurrido al menos seis horas desde su consumo son aquellas capaces de matar. El veneno se toma su tiempo. Y tal precepto se cumple en el caso de algunas especies del género Lepiota que pueden encontrarse en las Pitiüses, que no producen los primeros síntomas hasta pasadas seis, ocho o incluso 24 horas. Cuando lo hacen, suele ser muy tarde para detener el proceso.
La Lepiota subincarnata es una de estas especies, que en esta época del año, la mejor para buscar setas en Eivissa, prolifera en muchas zonas de la isla, en los mantos de agujas secas de los pinos, en bosques de coníferas en época de lluvias. Es una discreta y pálida seta, con el centro del sombrero más oscuro, pequeñas manchas marrones alrededor, bordes irregulares, grandes y marcadas láminas bajo el sombrero y un identificativo anillo escamoso en el pie, que permite distinguirlo de otras especies de similar aspecto pero menos peligrosas. Esta seta mortal, descrita por primera en el año 1940, tiene, además, un ligero olor afrutado, a mandarina, que podría inducir a error a buscadores algo inexpertos que tiendan a interpretar que un agradable aroma puede corresponder a un agradable sabor.
También es conocida por el nombre de L. josserandii, y ésta y otras especies del mismo género se han relacionado con intoxicaciones graves, algunas mortales, en diferentes puntos del país en los últimos años. En una de las ocasiones, en un caso de Barcelona de 2011, la víctima de la intoxicación murió nueve días después de ingerir Lepiota subincarnata, que se encuentra en el primer nivel de toxicidad según los estándares que manejan los expertos en Toxicología; en el libro ‘Medicina Legal y Toxicología’, de J. A. Gisbert Calabuig, se clasifica como hongos mortales a los que dan lugar a síndromes faloides y orelianos. Y el síndrome faloidiano es precisamente el que provocan las lepiotas venenosas, que contienen amotoxinas capaces de producir “lesiones hepáticas, renales, cefálicas y suprarrenales. Sin embargo, las más importantes y las de mayor gravedad son las lesiones hepáticas”. Una de las características del síndrome faloides es que es de aparición tardía, y el nombre hace referencia a la especie Amanita phalloides, considerada una de las setas más peligrosas del mundo, la más conocida por los toxicólogos. Y aunque puede encontrarse en buena parte de los bosques españoles, su presencia en Eivissa no está confirmada. Las amanitas y las lepiotas tienen toxicidades y sintomatología muy parecidas.
En las Pitiüses pueden hallarse un mínimo de seis especies distintas del género Lepiota, aunque no todas ellas son mortales, y algunas son forestales, como L. subincarnata, y otras prosperan en la hierba. Lo explica el farmacéutico Jaume Espinosa, el experto en micología más reconocido de la isla y organizador de exitosas rutas micológicas por los bosques ibicencos. Espinosa señala que incluso hay estudios que consideran que L. subincarnata es más peligrosa que Amanita phalloides, aunque señala que no conoce que se hayan producido intoxicaciones en las islas. “En Eivissa, la seta que más intoxicaciones provoca es la gírgola d’olivera, pero no son casos graves”, añade.

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2016/12/23/veneno-aroma-mandarina/886455.html

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s