La medusa de otoño

ad0168medusa-fotografiada-en-el-islote-de-sespartar

medusa del Mediterráneo fotografiada en s’Espartar

Cristina Amanda Tur. Foto: Joan Costa
El color amarillento o crema de su sombrilla gelatinosa y la protuberencia redonda del centro, habitualmente de un tono más oscuro, explican el nombre popular de medusa huevo frito. Esta aguamala, en su nomenclatura binominal Cotylorhiza tuberculata y también conocida como medusa del Mediterráneo, vive durante un año y su ciclo reproductivo la conduce hasta las costas a finales de verano y en otoño. La temperatura es la única variable ambiental que controla su ciclo de vida y que puede explicar que la presencia de esta especie vaya en aumento, ya que los pólipos que se desarrollan hasta ser medusas no prosperan en aguas frías; inviernos de aguas templadas y primaveras adelantadas permiten augurar mayores poblaciones de medusas en verano y otoño. Y el progresivo calentamiento global origina, con mayor frecuencia, inviernos suaves y cortos. A tales conclusiones sobre un posible aumento del número de medusas llegaron ya hace seis años investigadores del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (CSIC), que estuvieron tres años estudiando su biología y experimentando con ejemplares de esta especie en laboratorio.
Aunque en las Pitiüses su presencia es habitual, no lo son, al menos de momento, los enjambres que ya se han convertido en plagas en aguas del Mar Menor o en algunas otras zonas del Levante peninsular. Esta medusa es la segunda especie más abundante en aguas de Baleares, detrás de la conocida, común y urticante Pelagia noctiluca, y lo corrobora la herramienta de predicción de presencia de medusas en zonas de baño que el Govern balear puso en marcha ya en 2014 con la colaboración del CSIC. La tercera especie en orden de aparición es Rhizostoma pulmo (acalefo azul). Sólo la primera de ellas provoca verdaderos problemas por sus picaduras, no sólo por su abundancia sino también por su potencial urticante.
Cotylorhiza tuberculata tiene una baja densidad de células urticantes en unos brazos que además son muy cortos, lo que reduce su capacidad de lastimar accidentalmente a algún bañista; produce una irritación muy leve que sólo puede ser más grave en caso de reacción alérgica. Tiene ocho brazos cubiertos de pequeños tentáculos con extremos como botones de color blanco, azul o violeta, muy vistosos y que contribuyen a que esta especie sea muy fácil de identificar. Y aunque estas medusas son capaces de alimentarse de pequeños peces, los juveniles de muchas especies, como jureles, bogas o cirvioles, son inmunes a sus toxinas y suelen verse junto a ellas o incluso entre sus brazos, buscando protección de los depredadores. También conviven en simbiosis con algunas algas que a menudo viven en su interior y que explican que las medusas puedan presentar un color verdoso.
Las medusas adultas desaparecerán de las costas de Eivissa y Formentera en invierno, mientras la fase de pólipo sobrevive y se desarrolla en las rocas y, si la temperatura lo permite, se soltarán del sustrato a finales de primavera para transformarse propiamente en medusas. Esta especie es considerada endémica del mar Mediterráneo, aunque en la actualidad también puede observarse en el mar Rojo y en Canarias.

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2016/11/25/medusa-otono/880927.html

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo a menudo con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s