El rostro del hombre púnico

ac9626Cristina Amanda Tur. Foto: Joan Costa
“Cuando imagino a un púnico, a un hombre de esa época, pienso en esta máscara”, manifiesta Benjamí Costa, director del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera, que explica que aunque puede interpretarse que la pieza de cerámica representa a alguna divinidad, también revela los rasgos, la imagen, que debía tener un hombre púnico del siglo IV a. C. interpretados por un artesano local. Y esa es una de las razones que hacen remarcable esta máscara.
La máscara funeraria barbada, fechada entre el 400 y el 300 antes de Cristo, es una obra preciada en las vitrinas del museo de Puig des Molins porque no son muchas las que han llegado hasta nuestros días y ésta, además, puede considerarse “una de las principales obras de la plástica púnica ebusitana”. Tal producción local se caracteriza, a partir del siglo V pero sobre todo del IV a. C., por la tendencia de los artesanos de Ibiza a desarrollar un estilo propio, a alejarse de los modelos que pudieran imitar de las piezas llegadas del exterior. Esta artesanía local adopta rasgos de otros emplazamientos del ámbito mediterráneo pero va adquiriendo una personalidad propia de la que esta máscara es una buena representación.
La producción de terracotas ibicencas del mundo púnico se caracteriza por un tratamiento muy elemental, muy esquemático y algo tosco, del cuerpo y las extremidades de las figuras humanas, en contraposición con el detalle con el que se trabaja el rostro. En el caso de la máscara, aunque es una figura sin cuerpo, sí puede subrayarse la importancia dada a los detalles, a la fisonomía púnica, a los surcos de la barba, la amplitud de los labios, la forma de los ojos, el tamaño de las orejas o la definición de las cejas.
Por otra parte, la máscara, además de presentar un agujero en la parte interior superior también presenta varios orificios en los laterales, que, según explica Benjamí Costa, hacen pensar que la pieza debía ir colgada o sujeta a un elemento vertical, como un poste o pilar, o que estuviera insertada en algún tipo de guirnalda. Hay que precisar que las guirnaldas de tipo funerario son habituales en los ritos griegos y romanos de la Antigüedad, en los que las tumbas eran decoradas con profusión. Y aunque tal escenografía decorativa relacionada con la muerte no es tan conocida en el mundo púnico, podría llegarse a la conclusión de que, “por paralelismo”, la comunidad fenicio-púnica hubiera adoptado algunas tradiciones de rituales griegos o romanos. “En el siglo IV antes de Cristo hay una interacción entre todas las comunidades de forma que podríamos hablar de una cultura mediterránea general”, explica el director del museo arqueológico pitiuso.
La máscara del púnico barbudo es una de las piezas de la colección Sáinz de la Cuesta, donada al Estado en el año 1964 y expuesta hoy en una de las salas del Museo Monográfico de Puig des Molins. Aunque se desconoce el punto exacto del que procede cada uno de los ejemplares de esta colección, todos fueron hallados en la isla , adquiridos y acumulados, y en buena medida rescatados, por Sáinz de la Cuesta tras la Guerra Civil. Y se considera que la mayoría proviene de excavaciones (probablemente ilegales) de la necrópolis de Puig des Molins. La máscara funeraria fue, con toda probabilidad, extraída de esta necrópolis, pero se ignora la fecha y el hipogeo concreto, y por tanto el contexto, del hallazgo.

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza

http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2016/09/10/rostro-hombre-punico/865584.html

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo a menudo con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Arqueología, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s