La prudencia del obispo

AC6399Un obispo del siglo XVIII desembarcando de un llaüt en el pequeño embarcadero de una extensa playa desierta, puede conjeturarse que con sotana negra y un gran crucifijo de madera sobre el esternón, es una escena que bien podría haber salido de la pluma de Stendhal para ‘El Rojo y el Negro’. Pero es la estampa que debía ofrecer el obispo de Ibiza, en el año 1784, desembarcando en el pequeño muelle que se encontraba en el extremo más al sur de la playa de sa Trinxa, más conocida en la actualidad como ses Salines, en el lugar en el que la arena da paso a un litoral rocoso. Hoy, en ese mismo lugar y frente a lo que antaño era un simple chiringuito, sigue habiendo un muelle; una hilera de bloques de cemento y una pasarela de madera que, en ocasiones, sólo se coloca en su lugar cuando llega el verano.
Cuentan que desde aquel día en el que el primer obispo de las Pitiüses, el benedictino Manuel Abad y Lasierra, lo escogió para desembarcar, a su regreso de la isla de Formentera, aquel apartado lugar comenzó a llamarse s’Embarcador des Bisbe. Y si el obispo lo usaba era para evitar los temporales en el paso de es Freus, haciendo el viaje desde sa Trinxa hasta s’estany des Peix y a la inversa.
Aunque existen dudas de si fue el primer obispo o si fue ya alguno de los posteriores quien usara tal aislado muelle para sus viajes entre las Pitiüses, lo cierto es que la historia se ha conservado asociada a Abad y Lasierra, quien visitara Formentera con relativa frecuencia durante el poco tiempo que estuvo en las islas, y a la iglesia del Pilar de la Mola.
Abad y Lasierra, dos años después de que se creara la diócesis, visitó La Mola aquel año 1784, cuando el templo estaba casi acabado, lo bendijo y ofreció la primera misa en él. Al parecer, según recoge Joan Marí Cardona en el libro ‘Formentera’, la iglesia aún no tenía santo ni Virgen a la que encomendarse y fue este obispo, aragonés de nacimiento y sentimiento, quien propuso dedicar la nueva parroquia en la planicie de La Mola a la Virgen del Pilar. Tal era su devoción a la que hoy también es patrona de la Guardia Civil que, al morir, Abad y Lasierra fue enterrado en el panteón de los canónigos de la catedral de Zaragoza, bajo el altar de la Pilarica.

España. Islas Baleares. Formentera. Iglesia de El Pilar de la Mola. © JOAN COSTA

España. Islas Baleares. Formentera. Iglesia de El Pilar de la Mola.
© JOAN COSTA

A los habitantes de La Mola les costó dos décadas conseguir una parroquia propia para no tener que trasladarse a la que entonces ya existía en Sant Francesc y que ellos mismos, pobladores de la zona alta de la isla, también habían ayudado a construir. Asistir a los oficios religiosos, en aquella época, suponía una auténtica peregrinación desde Dalt hasta Baix. En 1760, cuando el obispo visitador Juan Lario estuvo en la isla, los vecinos le hicieron saber que querían una iglesia y que ellos la construirían si se les enviaba un vicario. Lario no contaba entonces con las competencias necesarias para hacer promesas, pero no se olvidó de Formentera al ser nombrado arzobispo de Tarragona y regresó, en 1771, para echar cuentas. Y, tras reunirse con los vecinos, les prometió nombrar un vicario en cuanto ellos hubieran levantado el templo. Las obras no tardaron en iniciarse, pero fue ya Abad y Lasierra quien nombró a Joan Palau Gegant como vicario de la nueva parroquia pitiusa con advocación zaragozana. A su regreso a Ibiza, al sortear es Freus para desembarcar de un llaüt en la playa de sa Trinxa, como en una escena de Stendhal, el obispo proporcionó al embarcadero un nombre hoy olvidado que tal vez valdría la pena recuperar.

Publicado en Diario de Ibiza:

http://www.diariodeibiza.es/cultura/2016/04/29/prudencia-obispo/838709.html?platform=hootsuite

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s