La pasión ibicenca de Fernán Caballero

cecilia-bc3b6hl-de-faber-22fernc3a1n-caballero22Cecilia Böhl de Faber, igual que hicieron otras escritoras como Aurore Dupin, Mary Ann Evans o las hermanas Brönte, escogió firmar con nombre masculino para que se tomaran en serio sus libros. Pero, aparte de cambiar su nombre por el de un varón, a Cecilia, alias Fernán Caballero, tres veces viuda y también prolífica en su trayectoria literaria, le gustaban los galanes con planta y carácter y quiso el azar que tropezara en su vida con un capitán ibicenco que resultó ser algo más temperamental de lo tal vez esperado.
Antonio Planells Bardaxí era capitán de la primera compañía de granaderos del Regimiento de Infantería 1º de Granada cuando conoció a Cecilia en Cádiz. Él bautizado en la catedral de Ibiza e hijo de una familia bien de Dalt Vila, con 28 años, y ella, con 19 años y lejos aún de ser lo que Menéndez Pelayo calificó como la creadora de la novela costumbrista española. Se casaron muy rápido, en abril de 1816, porque el regimiento de Antonio estaba destinado en Puerto Rico y debía partir de inmediato.
Las principales referencias del tiempo en el que estuvieron casados Cecilia y Antonio son algo ambiguas y provienen de los elementos biográficos que la escritora introdujo, en 1852, en su novela ‘Clemencia’, de la que existen ejemplares tanto en en el Arxiu municipal como en la biblioteca de Eivissa y que se ha convertido en la fuente más recurrida para conocer el episodio de su vida que supuso su matrimonio con el capitán ibicenco. Sin olvidar que no se trata de una biografía, sino de una novela con trazos biográficos, en la que Antonio Planells se convierte en el oficial Fernando Guevara y Cecilia es Clemencia Ponce.
“Lejos de su familia, en medio de una ciudad extraña, sola, triste y abandonada, Clemencia quiere amar a su marido; pero Fernando no puede comprender a Clemencia. Sus instintos groseros contrastan horriblemente con los delicados y puros sentimientos de la pobre niña”. En este párrafo de ‘Clemencia’ podría estar condensada la estancia de Cecilia y Antonio en Puerto Rico. Fernando Guevara, alter ego del capitán Planells, es descrito así: “un capitán, que por su buena figura, su hablar recio y aire descocado, llamaba la atención”. Y, sin embargo, “nada en su porte ni en sus maneras denotaba la distinción de su cuna, ni la nobleza de su sangre, ni aun el buen porte del que sigue la caballerosa y rígida carrera de las armas. Teníase mal, y hacía gala de un desembarazo y desgaire que rayaba en grosería; en fin, en todo su continente, en su modo de mirar, en su hablar recio, en su risa descompuesta se pintaba el calavera descarado, para el que la moral, compostura, la elegancia y la finura son cosas desconocidas. Aquel hombre no tenía más que una virtud, o, mejor dicho, una bella cualidad: era en extremo bizarro”.
DSCN3772En la novela se incluye también un dato previo al matrimonio que algunas fuentes aseguran que también está inspirado en la realidad y que indicaría que el capitán Antonio Planells se casó con Cecilia tras apostar, con sus compañeros de armas, que la conseguiría. “Clemencia, viendo unidos en su marido sus exigencias y su falta de ternura, sus celos, sus desvíos y sus vicios, se persuadió que él la solicitó sólo como el premio de una apuesta”. Incluso refiere, sin que pueda saberse dónde empiezan y dónde acaban realidad y ficción, que el oficial “encerraba a su mujer y se llevaba la llave; no le permitía recibir a nadie ni salir, ni aun para ir a la iglesia; y había llegado a la locura de los celos y el placer de mortificarla hasta matar por su mano un pajarito que criaba Clemencia, que era su único compañero en la soledad”.
El de Antonio y Cecilia no fue un largo matrimonio, por fortuna para ella, porque el capitán murió en julio de 1817 y, a pesar de que algunas biografías señalan que lo hizo en combate, lo cierto es que, aunque murió de repente, fue, probablemente, por causas que podríamos llamar naturales. Tal vez el extendido error se deba a que el personaje de ‘Clemencia’ basado en el capitán Planells sí muere en el campo de batalla. En ‘Recuerdos de Fernán Caballero’, el escritor jesuita Luis Coloma, creador por cierto del Ratoncito Pérez, cuenta que la propia Cecilia le explicó que murió en sus brazos, probablemente de un infarto. En el número 13 de la revista Eivissa se reproducía el texto del Libro de Difuntos del Batallón Ligero Cazadores del General de la catedral de San Juan que recogía que el capitán de granaderos Antonio Planells Bardaxí fue enterrado el 24 de julio de 1817 en el cementerio de Santa María Magdalena.
Cinco años después, la escritora volverá a casarse, con el sevillano marqués de Arco Hermoso. Cuando, trece años después, su segundo marido también fallecía, Cecilia Böhl de Faber tardó dos en casarse con su tercer marido, el pintor Antonio Arrom de Ayala, diecisiete años menor que ella.
Y tal vez su primer matrimonio no fuera un lecho de rosas, pero explica que en Eivissa haya una calle dedicada a Fernán Caballero, aunque más bien es un callejón, una vía peatonal de escalones de piedra que comunica la calle Ramón Muntaner con Al Sabini, Ses Figueretes con es Molins. No parece gran cosa, pero quien conozca el estilo costumbrista de Cecilia Böhl de Faber, alias Fernán Caballero, sabrá que, en realidad, no había podido escogerse callejón mejor para dedicárselo.

(Publicado en Diario de Ibiza, el 16 de marzo de 2015)

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Historia, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s