La proa de Sa Penya

 Años atrás, la calle de la Virgen y la batería en la que se encuentra el garitón estaban separadas por un muro con dibujos en blanco y negro. Lo llamaban el muro de Pink Floyd y desapareció en alguna de las restauraciones del casco antiguo. Hoy, el garitón en el vértice de la explanada puede observarse ya desde el final de la calle, justo detrás del casal de joves.

 “Más abajo, junto a la boca del puerto, está edificada una torre antigua y muy pequeña, donde sería necesario hacer un caballero, el cual a pesar de cuantos enemigos vengan allí, asegurará la entrada del puerto”. Es un párrafo del informe que el pagador real Rodrigo de Lara realizó en 1552, cuando fue enviado a Eivissa a inspeccionar sus fortificaciones, artillería y municiones. Y lo recoge Eduardo J. Posadas en su libro ‘La real fuerza de Ibiza’.

La torre antigua a la que se refiere es la Torre del Mar, y con toda probabilidad ya existía cuando la isla fue incorporada al ‘eje cristiano’.

La torre del extremo del barrio de sa Penya ya no existe y en su lugar se erige el garitón de la batería. El muro costero y triangular, similar a la proa de una embarcación, se construyó a finales del siglo XVI para defender la entrada de la ciudad. Hay que tener en cuenta, además, que entonces no existía el rompeolas, es muro, ni su faro, así que la llegada a la bahía que hoy es el puerto debía ser muy diferente.

En la punta se construyó el garitón, de un estilo muy parecido a las garitas que existen en los baluartes, pero se desconoce cuando desapareció la torre que la acompañaba. Sí se sabe que ya no existía en 1894, por una fotografía en la que se observa la garita, un barco de pesca y es Botafoc al fondo. Sin rastro ya de torre.

La Autoridad Portuaria reconstruyó la garita del centinela en 1995, pero para que solo lo entiendan unos pocos, en la placa de su fachada figura la fecha en números romanos (MCMXCV).

Ahora, en pleno verano, es complicado fotografiar la batería vacía, sin turistas o ciudadanos observando el mar, es Botafoc o el puerto desde los parapetos que antaño sirvieron para controlar la llegada de barcos enemigos. Pero algunos días, al atardecer, una pandilla de chicos se acerca a la garita a hacer botellón. Y, si se lo pides, te desalojan la explanada en un santiamén y no permiten que nadie pase hasta que tú hayas hecho las fotos.

Cristina Amanda Tur (CAT)

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s