Mascarón de Proa

Con una altitud de más de 130 metros, es Cap des Falcó es una de las siluetas más representativas de la costa ibicenca, el mascarón de proa de ses Salines (con permiso de la menos espectacular Punta de ses Portes).

 Para algunos resulta evidente que recuerda a la cabeza de un halcón, y también hay quien asegura que su nombre se debe a la presencia de halcones peregrinos (Falco peregrinus) y marinos (Falco eleonorae) en el acantilado, pero Enric Ribas, al que en cuestiones de Toponimia hay que hacer caso, nos explica que lo más lógico es concluir que el nombre se debe al hecho –documentado– de que en la Edad Media existía en el lugar uno de los agres de falcons, donde se criaban ejemplares de estas aves, de la isla.

También el águila pescadora (Pandion haliaetus) nidificaba en este peñasco tan relacionado con las rapaces, pero el furtivismo y los tendidos eléctricos acabaron con la última pareja y, ahora, lo que hay es un nido artificial con el que se intenta que las águilas que aún pasan por ses Salines decidan sacar adelante a su prole en la isla.

No lo había escuchado jamás, pero en ‘Lo que Ibiza me inspiró’, el escritor Enrique Fajarnés Cardona alude al dicho ibicenco ‘Ser més vell que es Cap des Falcó’ asegurando que –al menos a mediados de los 80, cuando se editó el libro– “es frase común entre nosotros para ponderar la extrema senectud”. También afirma que es usual ‘tenir memòria de falcó’.

Cubierto por un sabinar y cortado al bies sobre el mar, en el Cap des Falcó también puede encontrarse la ginesta (Genista dorycnifolia) y algunas de las orquídeas salvajes que forman parte de la flora del Parque Natural. Y en el punto en el que el terreno comienza a elevarse hacia los acantilados, se levanta un restaurante que algún día fue pequeño y que en los últimos años ha motivado diversas quejas porque ha ido aumentando tanto el número de hamacas y mesas como el volumen de la música con la que se ameniza hasta a las aves zancudas que frecuentan los últimos estanques de la Regió Grossa, limítrofes con las piedras de es Codolar. Encontramos el restaurante cerrado y el atardecer siempre es espectacular desde el final de los estanques, aunque sople un viento del demonio y las olas rompan sobre los còdols con un estruendo ensordecedor.

Desde más lejos, el perfil de es Cap des Falcó cobra un nuevo aspecto y –puestos a echarle imaginación– recuerda a una serpiente con las mandíbulas abiertas y cuyo sinuoso cuerpo finaliza en una punta de cola clavada en el restaurante.

Cristina Amanda Tur (CAT)

 cap des falco maquetada

Anuncios

Acerca de territoriocat

Cristina Amanda Tur (CAT). Licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior. Compagino periodismo y criminología con la novela policíaca. En periodismo, he pasado de la sección de sucesos (sin abandonarla completamente) a realizar un periodismo divulgaltivo, de temas científicos y sobre el patrimonio natural, histórico, arqueológico y cultural de las islas, con especial atención a la divulgación del patrimonio marino. Éste es un trabajo que realizo, principalmente, con la colaboración del fotógrafo Joan Costa, con quien, en abril de 2017, he publicado el libro '101 flores de Ibiza y Formentera'. He publicado una decena de libros. Entre ellos 'El hombre de paja. El crimen de Benimussa', dedicado al cuádruple asesinato que tuvo lugar en Ibiza en 1989, en un ajuste de cuentas del cartel de Medellín.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s