Ibiza submarina. Un libro para descubrir las reservas

la portada. DE momento hay dos ediciones, en castellano y en catalán

Esto es parte de la nota de prensa que se ha enviado a los medios de comunicación sobre el nuevo libro, algo diferente al anterior…

E nuevo libro de la periodista Cristina Amanda Tur (CAT) es una obra de divulgación de los valores naturales que justifican que los islotes de es Vedrà, es Vedranell y els illots de Ponent fueran declarados reserva natural, y se centra concretamente en el ámbito marino del espacio protegido. Es un libro de submarinismo pensado también para que lectores que no bucean disfruten de un paseo por los fondos de es Vedrà o de sa Conillera y conozcan un poco la fauna especial de ese mundo submarino. 

Según ya se avanza en la contraportada del libro, a modo de reseña, “este trabajo pretende ser algo más ─o algo distinto─ que una suerte de guía para buceadores. Intenta transmitir parte del entusiasmo de un submarinista que descubre los fondos de los islotes, sus paisajes y sus habitantes, y dar a conocer algunos de los aspectos menos difundidos de la reserva, aquello que queda bajo sus aguas, más allá de la superficie azul y plata que rodea los islotes y rocas que conforman el área terrestre de protección, en un mundo algo diferente al de las conocidas variedades de lagartijas pitiusas que se pueden encontrar en cada una de esas islas o del anidamiento de la pardela o del cormorán. Es una herramienta más para contribuir a conocer, apreciar y divulgar la diversidad de la vida marina en el Mediterráneo. Porque sabemos que conocer ese mundo, su atractivo y su valor, es un paso importante para apostar por conservarlo. Y necesitamos conservarlo. En este punto hay que advertir que en sus páginas no sólo se presentan bonitas fotos de paisajes marinos y de animales, detalles sobre su biología, curiosidades y descripciones de zonas de buceo; también hay espacio destinado al análisis de la situación. Se hacían completamente ineludibles en un momento en el que las amenazas a la vida marina son tan acuciantes, tan cercanas y tan brutales. Exceso de residuos plásticos en el mar, sobreexplotación pesquera, presión humana en el litoral, fondeo o anclaje incontrolado y proyectos de prospecciones petrolíferas ponen en peligro la biodiversidad y el futuro de nuestros mares.” 

El libro, que se publica en castellano y catalán, en dos ediciones distintas, es un trabajo que la escritora ha realizado junto al fotógrafo Joan Costa y a Eduardo González Hornillos, instructor en el centro de buceo Orcasub, que han aportado buena parte de las fotografías que acompañan al texto. 

Más conocida como CAT, Cristina Amanda Tur es licenciada en Ciencias de la Información y diplomada en Criminología Superior, con varias especialidades. Inició su carrera periodística en Diario de Ibiza, donde se convirtió en la responsable del área de sucesos y tribunales. Compagina periodismo y criminología con la novela policíaca, género del que puede destacarse ‘La canción del siciliano’ o la más reciente novela ‘La balada de Johnny Cash’, y libros sobre casos criminales reales como  ‘El hombre de paja. El crimen de Benimussa’ y ‘Sa Penya Blues. El crimen del minusválido’.

En los últimos años se ha destacado por enfocar su trabajo periodístico hacia la divulgación del patrimonio natural y cultural de las islas de Eivissa y Formentera. Actualmente, tiene una sección en el dominical de Diario de Ibiza llamada ‘Coses Nostres’ destinada a ese trabajo divulgativo y cuenta con otra sección en IB3 radio, con el nombre Per terra, mar i aire. En el blog territorioibiza.wordpress.com puede seguirse buena parte de ese trabajo de divulgación. Junto al fotógrafo Joan Costa publicó también el libro, en edición bilingüe, ‘101 flores de Eivissa y Formentera’, una combinación de imágenes de flores, fotografiadas con una técnica especial, con textos destinados a acercarse al conocimiento de cada una de las piezas florales escogidas. Y su última novela es ‘La balada de Johnny Cash’, una novela ambientada en los años 60 en un pueblo americano y con Johnny Cash, su música, su adicción a las drogas y su redención, planeando sobre toda la trama.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El fénix de las plantas

flores de mirto en el mes de noviembre.CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

La calle principal que une es Viver con Platja d’en Bossa, desde la avenida Pere Matutes Noguera y hasta la rotonda estilo jardín megalítico que costó a Sant Josep 194.000 euros, se llama carrer de la Murtra. Y muchos residentes aún se preguntan de dónde procederá tan peculiar nombre. Pues bien he aquí la respuesta. Murtra o murta es, en catalán, el mirto (Myrtus communis), una planta emblemática de la cultura mediterránea e incluida en el catálogo balear de especies amenazadas. En el Herbari Virtual del Mediterrani Occidental se indica que florece de mayo a julio, pero lo cierto es que, llegado el mes de noviembre, algunos arbustos exhiben aún sus blancas flores como crestas de grullas coronadas. Son flores magníficas e inconfundibles, que nacen de una en una en los encuentros de las hojas, de cinco pétalos blancos con forma de cuchara sobre los que se levantan numerosos estambres de anteras amarillas, una auténtica cresta de antenas brillantes y nacaradas. 

El mirto, llamado también arrayán, es frecuente en los jardines por ser una planta que permanece verde todo el año, y crece silvestre en Eivissa cerca de los bosques y junto a torrentes y fuentes. De hecho, abunda en la mayoría de las fuentes y en s’Argamassa existe un destacable murterar donde los arbustos de esta planta alcanzan más de tres metros de altura. Es típica del área mediterránea, donde históricamente se ha usado en rituales, tradiciones y en múltiples remedios naturales para una gran variedad de dolencias. Su gran particularidad, sin embargo, es su pertenencia a un selecto grupo de vegetales mediterráneos que han evolucionado para sobrevivir a los incendios, que han desarrollado características que les permiten generar nuevos brotes basales poco después del fuego. El madroño y el brezo, comunes también en la isla, tienen igual poder de resistencia. 

En la actualidad, la esencia del mirto, de un suave y agradable aroma, se usa en perfumería y cosmética y nombres muy conocidos de colonias lo incluyen entre sus componentes. En el libro ‘Plantas medicinales. El Dioscórides renovado’ de Pío Font y Quer, se lee que “el agua destilada es admirable cosmético. En la isla de Mallorca, terreno que abunda de arrayanes, hacen el agua destilada de este vegetable y la usan las señoras, y las que no lo son, para lavarse la cara y brazos; y además del comercio que hay de ella, por muchas partes envían de regalo grandes frascos a diversas ciudades para este mismo fin”. Los mallorquines organizan en la actualidad talleres de agua de mirto de la misma manera que en Eivissa se ofrecen para preparar hierbas ibicencas. Eso sí, la planta ya no se puede recolectar con fines comerciales si no se obtiene un permiso del Govern balear. No hay la misma tradición en Eivissa (en Formentera no está presente), aunque también esta especie, cociendo ramas y hojas, se ha usado para un agua de el mirto que era empleada como antiinflamatorio. En la Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera afirman que la ceniza de ‘murta’ se aplicaba en el ombligo de los recién nacidos para secarlo.

Estuvo asociada al amor, a la fidelidad y a la diosa Venus o Afrodita. Griegos y romanos conocieron y usaron esta planta en múltiples rituales y el Cristianismo empleó sus ramas para coronar a los nuevos conversos, en representación de la Virgen. Las hojas del mirto contienen taninos, resina, sustancias amargas y sobre todo las esencias que hacen a esta planta aromática apreciada en el sector perfumero. Y en Cerdeña elaboran, con sus bayas, un popular y tradicional licor de propiedades digestivas y que deja cierto regusto amargo. Estas bayas –que están a punto alrededor de la festividad de Tot Sants– son del color de los arándanos y también son comestibles, aunque, en realidad, hay dos variedades distintas de mirto y los frutos de una de ellas tienen un sabor demasiado desagradable. Al menos para los seres humanos, porque lo cierto es que el fruto del mirto es vital, al iniciarse el periodo invernal, para diversas especies de aves que, además, al comérselos, actúan de agente dispersor de las semillas. En botánica, se conoce esta forma de dispersarse como ornitocoria. 

LA CLAVE. BAJANDO AL INFRAMUNDO

El mirto también aparece en uno de los más difundidos mitos griegos. Fue la planta que Dionisio entregó a Hades, dios del Inframundo, para que liberara a su madre. Y desde entonces, el mirto pasó a ser relacionado con los ritos mortuorios. 

de la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/11/24/clave/1106220.html

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La cápsula de los deseos

cerraja perdiendo sus cipselas con las semillas.CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

Todas las especies de flora que existen podrían agruparse en función del mecanismo que usen para dispersar sus semillas, un aspecto de su ciclo imprescindible para garantizar su supervivencia. Algunas se enredan en el pelo de los animales o se enganchan en tus pantalones cuando paseas por el campo, otras se aprovechan del talento de las ardillas para olvidar dónde enterraron los frutos que recolectaron y en otros casos las semillas salen disparadas en una explosión. Incluso hay semillas flotantes adaptadas al agua y que colonizan nuevas tierras arrastradas por las corrientes –en las islas el mejor ejemplo es el de la ruca de mar– y otras que se esparcen cuando son defecadas por el animal que ha comido los frutos enteros de una planta, que es la fórmula que une las vidas de la olivella y la sargantana. Y finalmente existe un amplio grupo de especies cuyas semillas usan el viento para dispersarse. Las hay que tienen escamas similares a las alas, como las semillas de los pinos, y otras que se sirven de un suave y ligero penacho de plumas blancas que se conoce como vilano, que puede volar como un milano y que se une a un palito técnicamente llamado rostro y soldado al fruto, a la esencia que atesora la semilla. Es la más romántica forma de dispersión, la que ha dado lugar a la costumbre de soplar la flor seca pidiendo deseos a cada una de las cipselas que se aleja volando. 

Y en los campos de las islas hay miles de oportunidades para pedir deseos, porque no son pocas las plantas, la mayoría consideradas malas hierbas, que usan este método. Entre ellas hay que citar todas las que reciben el nombre común y genérico de llicsons (lletsons o llecsons), de las que destacan –tanto por su abundancia en las islas como por ser las más conocidas– las cerrajas Sonchus oleraceus y S. terrenimus, dos especies con flores compuestas amarillas abundantes en las islas, donde además pueden hallarse al menos otras tres variedades del género Sonchus. Asimismo, es habitual relacionar estas cipselas de los deseos con la popular hierba diente de león, Taraxacum officinale, que a pesar de no compartir nombre de género con las cerrajas, sí pertenece a la misma familia, la de las asteráceas o compuestas, y es fácil de confundir con ellas por sus flores amarillas y sus hojas de sierra. La roseta de portugal (cama-roja borda) y la cosconilla son otras dos plantas habituales en las islas, que entran dentro del grupo de las que forman ‘cápsulas de los deseos’ y que, por extensión del término, son conocidas como llicsons, aunque pertenecen a otros dos géneros diferentes y sus nombres científicos son Urospermum dalechampii y Reichardia tingitana

Llicsons es una palabra que deriva del hecho de que los tallos de estas plantas tienen unos conductos llamados laticíferos que contienen látex, una sustancia blanquecina como la leche, espesa y a menudo pegajosa. Muchas de estas especies no sólo se han añadido a las ensaladas sino que también fueron usadas antiguamente como plantas curativas; el diente de león, en concreto, aún es ampliamente usado en un sinfín de productos. Y el escritor Plinio el Viejo, tan a menudo parafraseado en Eivissa por sus referencias a las bondades de una tierra pitiusa que ahuyenta el veneno, relacionó las cerrajas con el mito de Teseo al escribir que el mítico rey que se enfrentó al laberinto del Minotauro se zampó una ensalada de esta planta antes de ir a atrapar al Toro de Maratón. 

LA CLAVE. ANEMOCORIA 

Significa que el sistema que usa la planta para esparcir sus semillas es la dispersión por el viento. En el caso de los llicsons, la flor se convierte en una cápsula redondeada repleta de cipselas con penachos de plumas blancas, muy ligeras, que fácilmente echan a volar y que llevan con ellas el saco de las semillas. 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Tanzania versus Ibiza. Cruzando el Serengueti

halo solar sobre las acacias del Serengueti al atardecer.CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

Serengueti es el mito. Es la auténtica tierra santa para quienes han crecido viendo documentales sobre la fauna salvaje y escuchando constantemente, asumiéndola con veneración, esa palabra eufónica con la que los masai bautizaron la llanura sin fin, que es como puede traducirse Serengueti, ‘allí donde la tierra se prolonga eternamente’. 

Cuando consigues llegar a los dominios del rey Simba –y es fácil dejarse arrastrar por la magia mientras te repites, como un mantra, ‘Dios mío, estoy en el Serengueti’– observas, sin embargo, que no hay tierra santa que se libre de la amenaza de la plaga del siglo XXI y que puedes encontrarte, aunque aún parece excepcional, que hay hasta una decena de todoterrenos apostados frente a la guarida de una hembra de leopardo y sus crías esperando a que decidan dejarse ver. Tanto el Serengueti –el primer parque nacional que declaró Tanzania, en 1951– como el país entero, se enfrenta al mismo reto que, salvando las distancias infinitas, desafía a las islas de Eivissa y Formentera. Y el reto, una amenaza compartida, no podría ser otro que la masificación turística, la necesidad de asumir que en algún momento habrá que plantearse poner límites al número de seres humanos que pueden acceder a un parque nacional si se pretende preservarlo y evitar que pierda biodiversidad. Es, asimismo, la necesidad de entender que un aumento de millones de pasajeros en un aeropuerto no tiene por qué ser un dato positivo.

Las cifras del turismo siguen aumentando en países del África subsahariana como Kenia o Tanzania, a pesar de que son destinos caros. Dormir en una gran tienda de campaña en el Serengueti escuchando el ronroneo de los leones, el mugido nocturno de los herbívoros y preguntándote si las hienas –que parecen tan cerca– han decidido acostarse en tu entrada es un lujo que se paga y ello, de momento, ha mantenido a raya el número de turistas. En la Zona de Conservación del Ngorongoro, otro nombre mítico de la gran fauna salvaje y que forma un conjunto con el Serengueti, se intenta evitar la masificación limitando las horas en las que un todoterreno puede entrar en el gran cráter del área protegida, aunque los guías coinciden en señalar que las limitaciones difícilmente se cumplen y que, si de momento, se salva, es porque disfruta de ser una de las áreas de conservación más caras del mundo. 

un guepardo en el Serengueti.CAT

El cráter del Ngorongoro, que equivale a un lugar frío en el idioma masai y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el 79, es una caldera volcánica de veinte kilómetros de diámetro en la que se concentra una biodiversidad remarcable. Es considerado el territorio en el que, en menos espacio, se pueden contemplar los Cinco Grandes de la fauna africana (león, elefante, búfalo, leopardo y rinoceronte). El panorama se completa con hienas, gacelas, ñus, chacales, cebras, antílopes, hipopótamos y más de 500 especies distintas de aves. Parte de la película ’Memorias de África’ se grabó en este lugar y Karen y Denys sobrevuelan el cráter y los centenares de flamencos del lago en escenas de cine que ya son también míticas. 

El aumento del turismo implica siempre una presión para que los gobiernos mejoren la conectividad, construyan y amplíen carreteras y  levanten nuevas infraestructuras. Es un proceso que Balears conoce muy bien. El Serengueti y su paisaje de acacias se han librado, por la presión conservacionista internacional, del proyecto de una autovía que, en aras del desarrollo, iba a conectar Dar es Salaam (capital económica del país) con la ribera del lago Victoria, partiendo en dos el parque. Pero hay otra carretera que sí se está ejecutando, y es la que conduce al lago Natrón, un gran lago salado en el Gran Valle del Rift famoso por su concentración de flamencos enanos y por minerales y compuestos químicos como el carbonato de sodio. Son esos recursos, ambicionados desde hace años por empresas chinas, los que explican la construcción de la vía en nombre del progreso; las empresas que asfaltan son las mismas que consiguen las concesiones mineras. Y si llegar al Natrón es hoy una exótica odisea por el Valle del Rift –contemplando el Ol Donyo Lengai (la montaña de Dios), el único volcán activo de Tanzania y sagrado para los masai– en cuestión de pocos años y mientras se explota y deseca el salino hábitat del flamenco, tal vez pueda llegarse allí por una autopista con un flujo constante de camiones y que conduzca rápidamente al Serengueti (un acceso más fácil también facilitará a los furtivos la entrada y salida del parque). 

ñus bebiendo en el Serengueti.CAT

Tierra de contrastes, Tanzania es un país que ha dedicado muchos esfuerzos a salvaguardar sus valores naturales, no sólo por su importancia para el planeta sino también por su potencial turístico y por el crecimiento económico que ello porta consigo. Pero ya decía Karen en ‘Memorias de África’ que “cuando los dioses quieren castigarnos, atienden nuestras plegarias”. Y como bien saben los criminólogos, todo contacto deja un rastro. Los animales del Serengueti, del Taranguire o del Ngorongoro se acostumbran a la presencia humana, aunque lo harán hasta cierto punto antes de huir, y los jóvenes cazadores del pueblo hadzabe llevan pulseras del Chelsea y combinan sus pieles de animales con pantalones vaqueros que les ofrecen quienes los visitan. “Los turistas creen que les ayudan  regalándoles una camiseta, un bolígrafo o una goma para el pelo pero lo que se consigue es crear una necesidad inexistente hasta el momento o favorecer, sin darse cuenta, la mendicidad”, según señala el fotógrafo Quim Dasquens, organizador del viaje a Tanzania para la agencia Tarannà. A ello puede añadirse que, con tales detalles, los pueblos van perdiendo su idiosincrasia. Son pequeñas o grandes concesiones a cambio de la entrada de dólares a las que cualquier región con crecimiento turístico debe prestar atención para, por usar la expresión que a menudo usan los ibicencos, no morir de éxito. 

Un león y una leona en el Serengueti.CAT

Lo que ahora importa es que la identidad de Tanzania sigue siendo silvestre e indómita y el Serengueti es aún su gran símbolo internacional, la reserva de fauna más famosa del mundo, más de 14.700 kilómetros cuadrados de experiencia mística. Hay un síndrome no reconocido por la psiquiatría pero que podría acuñarse ahora mismo y es el síndrome Memorias de África, similar al síndrome de Stendhal pero circunscrito a este escenario salvaje y natural, a un paraíso con leones. Puede sobrevenir al viajero, de repente, en el Serengueti o en el Ngorongoro. Ante la inmensidad de la llanura o la magnitud del cráter. Y ello a pesar de ser consciente de las amenazas que se ciernen sobre tal esplendor de biodiversidad y mientras reza para que, en el difícil equilibrio entre el desarrollo y la conservación, ganen los buenos. “Espero que seas feliz aquí, yo lo fuí”. La frase es de Karen. De ’Memorias de África’, por supuesto.

primer plano de un elefante africano, especial en peligro de extinción.CAT

LA MALDICIÓN DEL MARFIL 

Las noticias sobre la caza furtiva de elefantes africanos siguen siendo desalentadoras, sobre todo desde que Botsuana, país calificado como el último santuario de esta especie, desmantelara hace un año sus unidades anticaza, ocasión que los furtivos han aprovechado para cometer algunas grandes matanzas que los medios internacionales han ampliamente difundido. Además, este mismo país, que cuenta con unos 135.000 de los 350.000 ejemplares que quedan en África (según estimaciones de la organización WWF), ha levantado recientemente la prohibición de cazarlos por la presión de las comunidades afectadas por la presencia de estos grandes animales y a pesar de que conservacionistas y organizaciones internacionales han recordado al gobierno que el elefante sufre ya una presión brutal en todo el continente y que está catalogado en peligro de extinción. 

En Tanzania, sin embargo, y algo más en silencio, se están dando importantes pasos en la protección y recuperación tanto del elefante como del rinoceronte, avances que muchos, incluyendo guías turísticos, agradecen al cambio de Gobierno que hubo en el país en noviembre de 2015. Ese mismo año, una nueva fuerza de intervención especial arrestó a la conocida como la Reina del Marfil, la ciudadana china Yang Feng Glan, que había creado una de las más grandes redes de contrabando ilegal y que había contribuido enormemente a que, entre 2009 y 2014, las poblaciones de elefantes se redujeran de 110.000 a 43.000. El pasado mes de julio, el gobierno tanzano anunció, en un comunicado de prensa, que la población se había recuperado hasta los 60.000 individuos. Respecto a los rinocerontes, si en 2014 había 15 ejemplares, ahora hay más de 150. 

Los chinos, por cierto, representan también en este asunto una de las principales presiones para la conservación de Tanzania y sus valores. Chinos y somalíes, a menudo ayudados por funcionarios corruptos, son los grandes traficantes de marfil y de cuernos de rinoceronte, que abastecen, sobre todo, un mercado asiático en el que el marfil es preciado objeto decorativo y al cuerno de rinoceronte se le atribuyen propiedades casi mágicas. Una combinación de codicia y superstición hace que estas especies compartan un destino absurdo. Y sólo acabando con la demanda, como apunta el fotógrafo Quim Dasquens, podrá acabarse con el exterminio. Con este planteamiento en mente, las organizaciones conservacionistas apuestan por la movilización de la sociedad para reprobar a quienes aún consideren los cuernos y colmillos como objetos de prestigio para que dejen de serlo y pasen a representar únicamente una manifestación de crueldad. 

Reportaje del dominical de Diario de Ibiza:

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/11/17/tanzania-versus-ibiza/1104771.html

flamencos enanos alzando el vuelo en el lago Natrón.CAT


Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La dama gris de los estanques

garza real fotografiada en Portinatx.CAT

Cristina Amanda Tur @territoriocat

Se distingue fácilmente por la mancha negra que se extiende desde detrás de sus amarillos ojos y que acaba en un fino penacho de plumas en la nuca y por las líneas intermitentes, y asimismo negras, de su cuello y pecho. Al menos éstas son las características por las que podría diferenciarse a la garza real de otras especies de grandes garzas que existen en la familia de las ardeidas, como la garza goliat o la cabecinegra. Pero es que, además, ésta es prácticamente la única de las más de diez especies del género Ardea que puede contemplarse en las Pitiüses, a excepción de la esporádica presencia de la garza imperial (agró roig), sensiblemente más pequeña que la real, más sigilosa y con un plumaje pardo rojizo o rosado en cuello y laterales. 

Los catalanes conocen a la garza real como bernat, nombre que también usan en algunas zonas de Mallorca. En Eivissa y Formentera se denomina preferentemente garsa, o en ocasiones agró gris, aunque en un estudio que realizó hace una década la comisión de nomenclatura del Grup d’Ornitologia Balear (GOB) se recomienda el uso común para todo el archipiélago de agró blau para referirse a esta ave acuática que alcanza una envergadura de casi dos metros. En el folleto o guía de las aves de ses Salines editado por el parque natural puede leerse la opción garsa. Los ingleses la llaman grey heron y su nomenclatura binomial en latín, es decir, su nombre científico, hace alusión también a su color gris ceniza: Ardea cinerea.  

Gris o azul, la garza real es frecuente en Eivissa y Formentera, y aunque es un ave de humedales, que es fácil observar en ses Salines o en ses Feixes, tampoco es raro encontrarla en campos del interior, en torrentes o en las rocas junto al mar; se ha visto frecuentando sa Carroca, en los campos de Puig d’en Valls, en es Portitxol de Portinatx, en Cala Bassa, en un torrente de Sant Rafel o en Cap Martinet, sólo por poner seis ejemplos. Sin embargo, y aunque puede verse prácticamente todo el año, no nidifica en ninguna de las islas de Balears. Es un ave de paso que recala en el archipiélago en sus migraciones, de camino a África, donde se réune con otras ardeidas incluso en parques de Tanzania como el Serengueti, a pesar de que la mayoría de la bibliografía sobre la especie indica que su distribución alcanza sólo el norte de África. Esta ave, como tantas otras y como todo el grupo de ardeidas en especial, es muy sensible a las alteraciones de su hábitat y a la sequía que afecta a sus áreas de invernada, por lo que busca nuevas zonas donde pasar los inviernos. 

El ornitólogo Oliver Martínez, del GEN (Grup d’Estudis de la Naturalesa) destaca que es más fácil ver a esta especie en Eivissa, al menos en un mayor número de ejemplares, durante sus pasos migratorios, aunque siempre queda una población invernante que permite que esta ave no sea insólita en ningún momento del año. Son aves asustadizas, a las que no es fácil acercarse. Pero, sorprendentemente, el ornitólogo recuerda dos casos, con bastantes años de diferencia y en el río de Santa Eulària, en los que pudo estar tan cerca de la garza que tuvo que echarse hacia atrás para poder fotografiarla correctamente. “Es un animal miedoso, pero, de repente te sorprende y encuentras algún ejemplar confiado”. Es posible que, como muchas otras especies animales, acaben acostumbrándose a la presencia cercana del ser humano. Por otra parte, otra curiosidad sobre la garza real que también llama la atención es que puede ser la principal sospechosa si, un buen día, te das cuenta de que te han desaparecido todas las carpas del safareig (alberca); Oliver Martínez recuerda más de un caso en el que estas garzas han encontrado su piscifactoría particular “y han hecho una escabechina”. Lo cierto es que Ardea cinerea, incluida en la categoría de ‘interés especial’ del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y en régimen de ‘protección especial’ en el listado de Balears, es un ave oportunista que, aunque esté considerada una buena pescadora, puede tener una dieta alimentaria muy amplia en la que también figuran las serpientes. 

LA CLAVE. DEPREDADORA DE SERPIENTES 

La garza real, aunque tradicionalmente depredadora del medio acuático, ha resultado ser un ave muy poco exquisita en cuestiones alimentarias. Es un depredador oportunista que es capaz de variar su dieta en función de las presas disponibles y de la época, así que en los últimos años, los expertos han descubierto que ha incluido entre sus capturas a especies invasoras como las serpientes. En el año 2014, investigadores de la UIB y del COFIB (Consorci per la Recuperació de la Fauna de les Illes Balears) constataron por primera que un ejemplar de garza había devorado una serpiente de herradura (Hemorrhois hippocrepis), uno de los ofidios invasores en Balears que en estos momentos están poniendo en peligro las poblaciones de lagartijas pitiusas. La garza fue rescatada el 7 de octubre de 2014 tras colisionar con una valla, y en el traslado al centro de recuperación de Mallorca, regurgitó el contenido de su estómago y reveló de esta forma que se había zampado una serpiente. También había restos de mantis religiosas y de saltamontes. Esta primera cita de la interacción de las dos especies, migradora e invasora, está publicada (firmada por expertos de la UIB y del COFIB) en el número del año 2015 del Anuari Ornitològic de les Balears que edita el Grup Balear d’Ornitologia i Defensa de la Naturalesa (GOB). 

Publicado en la sección Coses Nostres del dominical de Diario de Ibiza:


https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/11/10/dama-gris-estanques/1103334.html

garza real fotografiada en el Serengueti, una de las zonas a las que emigra en invierno.CAT
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El escarabajo de oro

Un escarabajo Chrysolina sobre una lavanda seca en Sant Rafel.CAT

Cristina Amanda Tur @territorioibiza

“No habrá usted visto nunca un reflejo metálico más brillante que el que emite su caparazón, pero no podrá usted juzgarlo hasta mañana. Entre tanto, intentaré darle una idea de su forma”. ‘El escarabajo de oro’ es un relato de Edgar Allan Poe en el que el gótico escritor se deja seducir por esa belleza dorada, iridiscente y mineral que tienen las corazas de muchos escarabajos. Ese brillo metálico surge, concretamente, de la epicutícula del animal, formada por ceras y lipoproteínas, donde miles de placas se doblan y distribuyen en diversas direcciones para reflejar de distinta manera la luz que les llega. A simple vista, el caparazón de los coleópteros parece una superficie lisa, bruñida y sencilla, pero, al microscopio, el panorama es bien distinto. 

El escarabajo del romero (Chrysolina americana) es un buen ejemplo, y muy común, de esta propiedad iridiscente de algunos insectos. Es un pequeño coleóptero de apenas un centímetro de longitud que destaca sobre el romero y la lavanda, sus dos principales plantas nutricias. De hecho, el comercio internacional de estas dos plantas para decorar jardines ha provocado que la especie se extienda por buena parte del mundo y que haya sido vista, en los últimos años, en países del norte de Europa donde antes era desconocida. A pesar del nombre de la especie, el escarabajo del romero es propio del sur europeo, el norte de África y Oriente Próximo, de un clima seco y mediterráneo. El naturalista Xavi Canyelles, todo un experto en insectos, señala que este pequeño escarabajo se considera autóctono en Balears, donde fue introducido probablemente muchos siglos atrás (fue descrito científicamente en 1758). Y destaca Canyelles que en Eivissa existe una variedad del género Chrysolina que ha sido clasificada como endémica, con el nombre de C. bankii ibicensis. Se trata de un escarabajo muy similar en tamaño y forma, pero mucho menos abundante y de un uniforme y también refulgente color cobrizo.

La especie C. americana se caracteriza por las ocho franjas longitudinales, de un granate cobrizo, que atraviesan sus élitros dorados. Todo él refleja ese intenso tono verde brillante que sólo puede describirse correctamente si se recurre, precisamente, a los escarabajos iridiscentes, los escarabajos joya, aquellos que tienen ese inconfundible oro verde que todos los ilustradores querrían conseguir para sus dibujos de dragones. Las zonas doradas están marcadas, asimismo, con unas hileras de puntos, como agujeros hechos con aguja, que son característicos de la especie, así como lo son sus antenas divididas en flagelómeros. 

Cuando entra el otoño, estos relucientes insectos aún están en su etapa de fecundación. Y cuando avance el frío, detendrán su actividad y permanecerán escondidos bajo las hojas esperando a que vuelva a cambiar la temperatura. Las larvas se soltarán de la planta para dejarse caer a la tierra, donde se enterrarán para transformarse en pupa y regresar a la superficie, tres o cuatro semanas más tarde, convertidos en lustrosos escarabajos de color cobrizo y verde amarillento. Para encontrarlos, sólo hay que buscar en las plantas de lavanda y romero. 

LA CLAVE. EL DOMINIO DE LA LUZ

Los colores brillantes que pueden verse en muchos escarabajos son el resultado de la incidencia de la luz sobre las finas y diminutas placas de su cutícula. En estos casos, en lugar de usar pigmentos, los animales modifican las estructuras microscópicas de sus caparazones (algunas aves lo hacen con las plumas) para interferir con la luz y jugar con los colores, creándolos. A esto se le llama coloración estructural y, aunque parezca increible, a menudo funciona como un camuflaje ante posibles depredadores; la superficie brilante de los escarabajos refleja el color de la vegatación circundante, lo que sirve para mimetizarse con el entorno, y no hay que olvidar que esos depredadores no ven el mundo con los ojos de un ser humano. 

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza: https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/11/03/escarabajo-oro/1101840.html

primer plano de un ejemplar sobre una planta de romero.CAT


Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El sello imperial de Dalt Vila

Portal de ses Taules.CAT

Cristina Amanda Tur. @territoriocat

Nada es casual. Y menos en el momento en el que un rey desea dejar claro su poderío. En este sentido, si el motivo que llevó a la reconstrucción de las murallas de Eivissa fue la necesidad de defenderse de los piratas, Felipe II, un hombre que sólo se casaba si con ello podía asegurar su imperio, quiso sellar la obra con toda una declaración política al estilo de un emperador romano. “La puerta de Eivissa es todo un documento sobre la grandeza histórica de la propia monarquía que el rey quiere fundar en la imagen transmitida por la arquitectura política y militar”. Son palabras con las que se explica este detalle de la fortaleza en el libro ‘De la fortificación de Yviça’, de Fernando Cobos (arquitecto del plan director de las murallas) y Alicia Cámara. 

Pocos prestan atención a las particularidades de este elemento de la construcción, pero es rico en detalles y es uno de los más importantes de la misma, lo que ya revela el hecho de que, igual que los cantos de los baluartes y los cordones, la puerta se construyó con piedra marès. Con este material se fabricaban los elementos más importantes, incluso cuando, para conseguirlo, había que exponerse a un ataque pirata saliendo a buscar los bloques de piedra a ses Illes Negres (situadas al oeste de s’illa des Penjats). En el caso de la portada, la piedra, sin embargo, fue trasladada desde Mallorca. 

El portal de ses Taules, antiguamente llamado la porta de la Mar, no es la única entrada a la fortificación pero si es la principal. Se encuentra en el lado oriental y debe su nombre al puente levadizo que se construyó en 1641 y que salvaba el foso excavado frente a ella. En el trazado que realizó el ingeniero Giovanni Battista Calvi ya aparecía, como porta maggior, pero estaba situada al inicio del carrer de la Santa Creu (plaza de Vila). Y aunque esa puerta inicial llegó a construirse, tuvo que cambiar de ubicación cuando, tras la muerte de Calvi, el ingeniero Fratín amplió el proyecto, se completó el baluarte de Sant Joan y se planeó el semibaluarte de Santa Llúcia. Así, en 1583, el límite de las murallas creció y se iniciaron las obras de la plaza de Vila y de la portada principal. En ella puede leerse el mensaje del rey identificándose, como ya hiciera su padre, Carlos V, con los emperadores romanos: “Philippo rege catholico invictissimo Hispaniarum Indiarum q. Orientalium et occidentalium haec construebantur et huius insulae pro sua S.C.R.M. te gubernatore et capeo. gnali nobili don Fernando Çanoguera. Anno 1585”. El monarca invicto emula al imperio romano no sólo en el uso del latín y la referencia a la extensión de su reino, sino que hay otros detalles que revelan esta identificación, como son las hornacinas que cobijan las dos estatuas clásicas que, a uno y otro lado de la puerta, muestran al mundo el mismo mensaje político. Los expertos aún intentan desvelar su origen y algunos de sus misterios, pero se considera que fueron rescatadas de hallazgos arqueológicos realizados tal vez en Sagunto o Cartagena. Representan a un guerrero, al que le faltan la cabeza, una pierna y los dos brazos (aunque el izquierdo estaría levantado en actitud de triunfo) y que sería del siglo II d.C., y una figura femenina que posiblemente se trate de la diosa Minerva y que se ha datado entre los siglos I a.C. y I d.C. Así, la puerta está custodiada por la diosa de la guerra y un guerrero equiparable a un emperador romano que, como se señala en la citada obra de Cobos y Cámara, “plantan cara al enemigo, al poderoso Turco”.   

Las esculturas originales se encuentran en el museo arqueológico desde principios de los 80 y completa el conjunto una tercera escultura, del sigo I d.C, que puede contemplarse en la salida del patio de armas y que se trata de un togado que podría identificarse con la Universitat y sus miembros. Cobos y Cámara plantean la posibilidad de que pudiera representar al gobernador Zanoguera, que aparece en la inscripción en latín y cuyo escudo también figura en la portada. Respecto a la cuestión heráldica, preside la puerta el gran escudo de armas de Felipe II, bajo una corona de nueve florones y rodeado por el collar de la Orden del Toisón de Oro (de la que era gran maestre; hoy Felipe VI lo es de la rama española de esta antigua orden de caballería). Y a ambos lados, figuran el blasón de Zanoguera, a la izquierda y representado por un nogal, y el de Eivissa, el escudo del castillo de tres torres que se halla a la derecha, a la altura de la inscripción latina. 

En la actualidad, la emulación imperial y el mensaje de grandeza y poderío real con el que se completó el trazado de las murallas, no impresionan demasiado a los visitantes de la ciudadela, que incluso es probable que desconozcan con que dos reyes en el poder se levantaron las murallas y hasta dónde llegaban los límites de sus imperios. Pero la perdurabilidad del testimonio de su grandeza tallada en piedra, que ya supera los cuatro siglos, es innegable. 

LA CLAVE. EL PERFECTO NÚMERO SEIS 

Asimismo interesante, y algo más técnica, es la cuestión de las proporciones de la portada. El estilo arquitectónico renacentista se muestra en la proporción sesquiáltera (una relación de tres a dos) del vano de la puerta, basada en el número seis, considerado el número perfecto para los matemáticos y el que recomendaba aplicar Vitruvio, quien fuera arquitecto de Julio César, en sus tratados. En la puerta ibicenca, además, el trazado se basa en el cuadrado y el círculo, las dos formas geométricas que se consideraban perfectas en el Renacimiento. 

De la sección Coses Nostres de Diario de Ibiza:

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/10/13/sello-imperial-dalt-vila/1097607.html

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario